• Novedades
    21 / 07 / 2017
    Opel Insignia GSi, el deportivo

    Opel Insignia

    Opel Insignia GSi, el deportivo

    Con turboalimentación, 260 CV y transmisión automática de ocho velocidades, es más rápido que su predecesor.

    Más emocional, más preciso, incluso más eficiente, el nuevo Opel Insignia GSi es un sedán deportivo para aquellos que gustan de algo especial. Un coche para que el conductor disfrute al máximo en todo tipo de carreteras.

    El chasis con su configuración dinámica y elevado nivel de agarre, combinado con la tracción integral, garantiza una experiencia de conducción gratificante, así como la máxima seguridad. La nueva transmisión automática de ocho velocidades se puede operar a través de las levas de cambio en el volante - como en un coche de carreras - para una experiencia de conducción aún más activa. Característica de la nueva generación de Insignia es la combinación de diseño ligero, bajo centro de gravedad y la potencia del motor de 2.0 litros turbo. El resultado es un equilibrio excelente y una excelente relación peso / potencia. Estos valores internos merecen una imagen exterior especial. Con grandes tomas de aire cromadas en la parte delantera y un eficiente alerón trasero para la carga aerodinámica necesaria en el eje trasero, la imagen del GSi coincide perfectamente con su rendimiento. Los asientos deportivos tapizados en piel, especialmente desarrollados para el GSi, el volante deportivo de cuero y los pedales de aluminio añaden los toques finales.

    Sintonizar con la mejor tradición de Opel ha dado lugar al Insignia más eficiente que jamás se haya fabricado y a que el nuevo GSi sea dinámicamente diferente al ya ágil Insignia Grand Sport. Un nuevo nivel de deportividad caracterizado por un excelente agarre y una elevada precisión, talentos que los aficionados de sedanes deportivos medianos apreciarán y que también se pueden ver en el cronómetro. "El nuevo Insignia GSi es claramente más rápido en una vuelta al Nürburgring-Nordschleife que el más poderoso Insignia OPC de la generación anterior", afirma el director Coches de Deportivos & Competición, Volker Strycek después de las pruebas. Una de las razones es que, al igual que le sucede a un atleta en forma, el GSi es 160 kilos más ligero que el Insignia OPC 2.8 V6 Turbo comparable.

    "Es esta combinación de bajo peso - especialmente en el eje delantero - bajo centro de gravedad, fácil manejo, alta potencia sobre una amplia banda de revoluciones y mejor tracción la que hace que el GSi sea tan rápido", dice un entusiasta Strycek. "Eso es pura eficiencia. El alto nivel de agarre es perfecto para el Nordschleife, un disfrute para el que conduce y una ventaja de seguridad en carretera abierta."

    La puesta a punto final del Insignia GSi se realizó en el legendario Nürburgring-Nordschleife. Aquí, en las montañas de Eifel, funciona un centro de la pruebas de Opel para afinar sus coches de altas prestaciones. Los ingenieros de Opel han desarrollado un chasis completamente nuevo para el GSi en Nürburgring, el famoso "Infierno Verde" como lo define el triple campeón del mundo de F1, Jackie Stewart. Los muelles más cortos bajan el GSi 10 milímetros y los amortiguadores deportivos especiales reducen los movimientos de la carrocería al mínimo. Los poderosos frenos Brembo de cuatro pistones (diámetro 345 milímetros) y la dirección directa se han adaptado en consecuencia. El Insignia GSi está equipado de serie con el chasis FlexRide mecatrónico. Adapta los amortiguadores y la dirección en fracciones de un segundo; la centralita también cambia la calibración del pedal del acelerador y los puntos de cambio de la caja automática de ocho velocidades. El conductor puede elegir entre los modos “Standard”, “Tour” y “Sport”. Sujeto al modo elegido, la dirección y la respuesta del acelerador puedes ser aún más directa. Exclusivo para el GSi es el modo “Competición”, que se activa a través del botón ESP. Una doble pulsación permite a los pilotos más habilidosos encender y apagar el control de tracción - para una vuelta rápida al Nordschleife, por ejemplo.

    El chasis deportivo, desarrollado en combinación con los neumáticos del alta prestación Michelin Pilot Sport 4 S y las grandes llantas de 20 pulgadas, ofrecen niveles de agarre “casi como una lapa”. Una contribución importante proviene de la tracción integral con reparto vectorial del par incorporado de serie, única en este segmento. Este sistema de alta tecnología, sustituye un diferencial convencional en el eje trasero por dos embragues que pueden acelerar cada rueda trasera individualmente en fracciones de segundo, dependiendo de la situación de conducción. El molesto subviraje, en el que las ruedas delanteras empujan hacia el exterior de la curva, por tanto, queda casi desterrado del Insignia GSi. En otras palabras, el GSi toma la trazada correcta en cada curva.

    El nuevo sedán deportivo de Opel está propulsado por un impresionante motor turbo de gasolina que combina la eficiencia de combustible con el rendimiento. El potente 2.0 litros turbo genera 260 CV / 191 kW y desarrolla un generoso par de 400 Newtons metro (consumo de combustible NEDC: 11,2 litros por 100 km urbano, 7,1 l / 100 km extra urbana, 8,6 l / 100 km combinado, 197 G / km de CO2). La unidad de cuatro cilindros se combina con una nueva transmisión automática de ocho velocidades. El conductor tiene la opción de cambiar de marcha a través de levas en el volante. Con la transmisión cambiando automáticamente, el conductor puede incluso preseleccionar los puntos de cambio en los modos “Standard” y “Sport”. Además del 2.0 litros turbo de gasolina, el GSi también ofrecerá un nuevo y potente motor diésel.