Publicidad

  • Novedades
    11 / 09 / 2017
     Mercedes-AMG Project ONE

    Mercedes AMG

    Mercedes-AMG Project ONE

    Mercedes-AMG lleva la tecnología de Fórmula 1 a un modelo para carretera, con más de 1000 CV de potencia.

    El Salón Internacional del Automóvil (IAA) de Fráncfort es el marco elegido para el estreno mundial del showcar Mercedes-AMG Project ONE. Este prototipo de superdeportivo biplaza marca el cenit de la celebración de los 50 años de la marca AMG. Es la primera vez que se incorpora prácticamente sin modificaciones la tecnología híbrida más avanzada y eficiente de la Fórmula 1 en un modelo para carretera. Este híbrido de altas prestaciones desarrollará previsiblemente una potencia de más de 1.000 CV, y su velocidad máxima superará los 350 km/h. El showcar combina impresionantes prestaciones en el circuito de competición con tecnología híbrida de Fórmula 1, de eficiencia ejemplar y apta para el uso cotidiano. Esta combinación es única en todo el mundo. Mercedes-AMG ha sido la responsable de dirigir la realización del Project ONE. La implementación de este complejo proyecto de desarrollo se llevó a cabo en estrecha cooperación con los expertos en Fórmula 1 de Mercedes-AMG High Performance Powertrains de Brixworth, así como con la empresa Mercedes-AMG Petronas Motorsport, con sede en Brackley. Junto con el AMG GT Concept de cuatro puertas, el Mercedes-AMG Project ONE es otro anticipo de la futura estrategia de propulsión híbrida de altas prestaciones de la marca de automóviles deportivos de Mercedes-Benz.

    Desde los inicios del automovilismo deportivo, los ingenieros siempre han soñado con trasladar a la carretera la tecnología de competición. Mercedes AMG hace ahora realidad este sueño al más alto nivel. «Para nosotros, el deporte del motor no es un fin en sí mismo. En condiciones de máxima competencia desarrollamos tecnologías de las que más tarde se benefician también nuestros vehículos de serie. Ahora aprovechamos la experiencia y los éxitos cosechados en tres campeonatos mundiales de constructores y de pilotos para llevar a la carretera por primera vez la tecnología de la Fórmula 1 en el Mercedes-AMG Project ONE», afirma Dieter Zetsche, Presidente de la Junta Directiva de Daimler AG y responsable de Mercedes-Benz Cars.

    «El Mercedes-AMG Project ONE es el primer bólido de Fórmula 1 con homologación para circular por las vías públicas. Nuestro grupo híbrido de alta eficiencia, procedente del automovilismo deportivo, configura una mezcla fascinante de prestaciones y eficiencia con el eje delantero con propulsión eléctrica. Una potencia conjunta de más de 1.000 CV y una velocidad punta superior a los 350 km/h son argumentos convincentes: este Hypercar es tan vertiginoso como promete su aspecto exterior», comenta Ola Källenius, miembro de la Junta Directiva de Daimler AG responsable de Investigación del Grupo y Desarrollo de Mercedes-Benz Cars.

    El prototipo muestra ya muchos detalles concretos de cómo será el futuro modelo de serie. «El Hypercar es fruto del proyecto más ambicioso que hayamos afrontado hasta la fecha. Define un nuevo hito en el desarrollo estratégico de Mercedes-AMG y su conversión en una marca de vehículos deportivos y de altas prestaciones. El Project ONE eleva el listón de lo técnicamente viable a un nivel nunca visto y define una referencia absoluta con su combinación de eficiencia y prestaciones. Al mismo tiempo, el Project ONE es un anticipo de la definición futura de Driving Performance desde la perspectiva de AMG», destaca Tobias Moers, Presidente del Comité de Dirección de Mercedes-AMG GmbH.

    Un motor sobrealimentado y cuatro motores eléctricos

    El sistema de propulsión híbrida enchufable de altas prestaciones del Mercedes-AMG Project ONE procede directamente de la Fórmula 1 y es fruto de una estrecha cooperación con los expertos en automovilismo de Mercedes-AMG High Performance Powertrains en Brixworth. Consta de una unidad altamente integrada e interconectada de forma inteligente, formada por un motor de combustión híbrido sobrealimentado y un total de cuatro motores eléctricos. Un motor está integrado en el turbocompresor, otro se encuentra junto al motor de combustión, unido directamente con el cigüeñal, y los dos restantes propulsan las ruedas delanteras.

    El motor V6 híbrido de gasolina y 1,6 litros de cilindrada con inyección directa y turbocompresor sencillo con asistencia eléctrica procede directamente del monoplaza de Fórmula 1 de Mercedes-AMG Petronas. Los cuatro árboles de levas en cabeza se accionan mediante ruedas dentadas rectas. Para alcanzar un elevado régimen de giro se han sustituido los muelles de válvula mecánicos por variantes neumáticas. De este modo, el motor dispuesto en posición central por delante del eje trasero alcanza sin esfuerzo un régimen máximo de 11.000 rpm, una cota única en un vehículo para carretera. No obstante, esta cifra se mantiene deliberadamente por debajo del límite de revoluciones de la F1 a fin de asegurar una mayor durabilidad y la posibilidad de repostar gasolina Súper Plus convencional en lugar de combustible de competición.

    Los motores eléctricos instalados en el eje delantero alcanzan también un régimen excepcional, con hasta 50.000 rpm del rotor. El estado de la técnica convencional son 20.000 rpm.

    El motor de altas revoluciones recibe asistencia de un turbocompresor de alta tecnología. La turbina de gases de escape y la turbina del compresor están separadas para asegurar una posición ideal respecto al lado de escape y el lado de admisión del motor, y se unen a través de un árbol de transmisión. En este árbol se ha dispuesto un motor eléctrico de 90 kW de potencia que, en función del estado de servicio, puede impulsar la turbina del compresor hasta un régimen de 100.000 rpm. Por ejemplo, al ponerse en marcha, o después de cambios de carga. Esta unidad se designa en Fórmula 1 MGU-H (Motor Generator Unit Heat).

    La principal ventaja: se elimina completamente la caída en sobrealimentación, es decir, el retardo en la respuesta a las órdenes del acelerador debida a la inercia del turbocompresor de gran tamaño. El tiempo de reacción efectivo se reduce considerablemente, siendo más corto que en un motor V8 atmosférico. El turbocompresor eléctrico tiene una segunda ventaja. Aprovecha una parte de la energía sobrante de los gases de escape y la convierte en energía eléctrica, operando como un generador. Esta energía alimenta la batería de alto voltaje de iones de litio (recuperación) o se utiliza en otro de los motores eléctricos como fuente de propulsión adicional. Este motor eléctrico desarrolla una potencia de 120 kW y está situado junto al motor de combustión, unido al cigüeñal mediante un engranaje de ruedas dentadas rectas (MGU-K = Motor Generator Unit Kinetic). Se trata de otra tecnología que aporta máxima eficiencia y potencia a la Fórmula 1.