Publicidad

  • Novedades
    04 / 12 / 2017
    Un sedán medio con 400 CV

    Audi RS 3 Sedán

    Un sedán medio con 400 CV

    El nuevo Audi RS 3 Sedan, no sólo tiene potencia, sino que resuma clase, calidad y deportividad.

    Como todo coche deportivo, su motor es la clave. Se trata de un cinco cilindros de 2.5 litros e inyección dual, que además de potencia consigue un sonido espectacular, rememorando aquellos vehículos de Rallys de hace unas décadas.

    Los motores de cinco cilindros tienen gran tradición en Audi. En los años 80 jugaron un papel decisivo para la marca, tanto en el mundo de la competición como en las carreteras.

    El propulsor de cinco cilindros es un elemento legendario que forma parte del ADN de nuestra compañía”, declara Stephan Winkelmann, director de Audi Sport GmbH. “Ahora, con 400 CV, ocupará la pole position en todo el mundo, y no sólo con el RS 3 Sportback sino también con el RS 3 Sedan. Los dos modelos ofrecerán a nuestros clientes un acceso muy atractivo a la gama RS”.

    Desde 2010, durante siete años consecutivos el 2.5 TFSI ha sido elegido como “Motor Internacional del Año” dentro de su categoría. Ahora, Audi presenta una nueva versión de esta exitosa mecánica. El motor turbo que anima al nuevo RS 3 Sedan y al renovado RS 3 Sportback es el cinco cilindros de producción en serie más potente que actualmente se puede encontrar en el mercado.

    Con una potencia de 400 CV, el motor experimenta un aumento de 33 CV frente a su predecesor. Su cilindrada de 2.480 cc permanece inalterada, por lo que la potencia específica es ahora de (161,3 CV/l. El par máximo de 480 Nm está disponible a 1.700 rpm, y permanece constante hasta 5.850 rpm.

    El motor de cinco cilindros catapulta a los dos modelos de la gama RS 3 hasta lo más alto de su categoría: ambos aceleran de 0 a 100 km/h en 4,1 segundos, lo que supone una mejora de dos décimas de segundo en comparación al antecesor. Bajo pedido, Audi puede aumentar la velocidad máxima de 250 km/h (limitada electrónicamente) hasta los 280 km/h.

    Peso

    El nuevo motor de cinco cilindros es 26 kg más liviano que su predecesor, lo que conlleva una serie de ventajas en materia de distribución de pesos para los modelos de la saga RS. El peso en vacío (sin conductor) del RS 3 Sportback es de 1.510 kilogramos. Esto significa que cada CV sólo tiene que mover 3,78 kg; el RS 3 Sedan pesa 1.515 kg y su relación peso/potencia es de 3,79 kg/CV.

    Transmisión

    La caja de cambios S tronic de siete velocidades forma parte de la dotación de serie tanto en el RS 3 Sedan como en el RS 3 Sportback. En esta compacta transmisión de doble embrague, las primeras marchas son especialmente cortas para lograr una respuesta deportiva, mientras la séptima ofrece un largo desarrollo con el fin de reducir el consumo de combustible. Un intercambiador de calor controla la temperatura del aceite de la transmisión. El conductor puede dejar que la transmisión S tronic opere de forma automática o también puede cambiar él mismo, usando tanto el selector como las levas del volante. En el modo automático existen dos programas de uso: uno, situando la palanca en posición D, en cuyo caso el motor optimiza su funcionamiento para un uso diario entre el tráfico; otro, con la palanca en S, un modo especialmente diseñado para lograr una mayor agilidad a regímenes más elevados. Las transiciones entre marchas se llevan a cabo de forma casi imperceptible, en apenas centésimas de segundo.

    El sistema Launch Control permite arrancar con la mayor tracción posible. Con su ayuda, el RS 3 exprime todo el potencial de su capacidad de aceleración. Para hacerlo funcionar, debe estar activado el modo deportivo del ESC y el selector del cambio en posición S.

    Traccion quattro

    El sistema quattro de tracción total permanente combina agarre y estabilidad. Su componente central es el embrague multidisco electrohidráulico controlado electrónicamente, que va montado en el eje trasero por cuestiones de reparto de masas.

    Este embrague se sirve de un software diseñado específicamente para el RS 3 y es capaz de distribuir el par extremadamente rápido desde el eje delantero hacia el trasero según lo requieran las circunstancias.

    En función del estilo de conducción y del coeficiente de fricción, entre el 50 y el 100% de la fuerza disponible se puede enviar directamente al eje trasero. Una bomba con control eléctrico presiona los discos del embrague con una presión máxima de 40 bar. Tan pronto como el agarre en la carretera se reduce o el conductor se vuelve más deportivo en su estilo, el embrague puede dirigir parte de la tracción al eje trasero en plena curva.

    Suspensión

    La gestión del embrague multidisco está integrada en el Audi drive select. Este sistema de conducción dinámica permite al conductor elegir entre varios modos (confort, auto, dynamic e individual). En el modo dynamic y con el ESC en modo sport, la potencia pasa al eje trasero más rápidamente y en una proporción mayor. Esto hace que el Audi RS 3 sea especialmente ágil entre curvas.

    Pero el Audi drive select no sólo afecta a la tracción quattro. También interviene en la respuesta del acelerador, del cambio S tronic, en la asistencia de la dirección y en las mariposas del sistema de escape. Además, integra también el funcionamiento de la suspensión deportiva opcional RS plus con control de amortiguación adaptativo (Audi magnetic ride). Este sistema utiliza un aceite con partículas magnéticas microscópicas que, mediante un campo magnético, modifican el comportamiento de la amortiguación en varias etapas: auto, confort y dynamic. En el último de ellos, permite una respuesta más espontánea para un comportamiento dinámico más ágil. Gracias al Audi magnetic ride, las ruedas apoyan de forma precisa en todo tipo de situaciones, como curvas y frenadas.