• Pruebas Racing
    04 / 04 / 2016
    Una apuesta de futuro

    MD7

    Una apuesta de futuro

    Seguimos recordando las pruebas racing que hemos realizado y que muchos estaban pidiendo que volvieramos a publicar.

     

    Es una de las novedades de este año en el mundo de los Rallys, se trata del Renault Twingo R2. Un modelo con el que la marca francesa pretende realizar una copa monomarca el año que viene. 

    Siempre a la última y buscando la mejor opción, Orteauto, con Antonio Ortega al frente y Raúl Quesada al volante, apostaron por este modelo desde que se empezó a hablar de él, no obstante fueron los primeros en estrenar este coche a nivel nacional. Con la ayuda de diferentes patrocinadores y uno de los concesionarios Renault para Las Palmas, Motor Arisa, Ortega y Quesada han querido poner a rodar el Twingo R2 de cara al año que viene, aprender y salir con todas las bazas posibles a la Copa Nacional que Renault España está estudiando realizar.

    Uno nunca se cansa de agradecer al Circuito de Maspalomas su ayuda y colaboración para poder realizar una prueba Racing con las máximas garantías de seguridad y en las personas de Miguel Ángel Domínguez y Juan Francisco Macías por su excelente predisposición. En este caso también debemos acordarnos del dueño del coche y su piloto, Antonio Ortega y Raúl Quesada, por permitirnos realizar esta prueba con todas las facilidades del mundo.

    Utilizando como base el Twingo RS de calle, Renault Sport ha hecho un trabajo exquisito. Empezando por el motor 1.6 litros y 16 válvulas, que de serie entrega 133 CV, se ha logrado sacar 165 CV a 7.300 rpm en la preparación R2. Pero ahí no queda la cosa ya que la caja de cambios pasa a ser del tipo secuencial mecánico con cinco velocidades, autoblocante ZF y sistema cut-off para poder seguir engrando velocidades cuando tenemos pisado a fondo el pedal del acelerador.

    Otra de las bases de este coche es el trabajo realizado en la carrocería, con un arco de seguridad que refuerza la estructura en más de un 50%, lo que unido a unas suspensiones Renault Sport, hacen de este Twingo R2 un autentico coche de carreras.

    Para valientes

    Una vez puesto a los mandos, lo primero que llama la atención es el excelente trabajo de Renault en el interior, estamos ante un verdadero coche de carreras donde reducir el peso es clave, por lo que sólo vamos a encontrar lo mínimo para competir. Destaca el display digital donde, además de la información del motor; temperatura, niveles, presiones, nos marca la marcha engranada y unas luces indican el momento óptimo para cambiar. Todo está muy a mano, como la palanca del cambio secuencial y el freno de mano.

    Ponerse en marcha no es muy complicado, aunque como esperaba en este tipo de motores, hay que jugar con el embrague y el acelerador para arrancar sin complicaciones. La palanca de la caja secuencial hay que accionarla con decisión ya que es completamente mecánica, pero está muy a “mano”.

    Las primeras sensaciones son que es muy fácil de conducir, pero unas relaciones un tanto largas, 160 km/h de velocidad punta, (se esperan otras relaciones más cortas) se me antoja algo más complicado en un tramo cronometrado. Además, poco a poco y al ir subiendo el ritmo, los frenos de serie comienzan a darse a conocer con un tacto algo esponjoso, aunque gracias a la caja de cambios podemos ayudar a parar los poco más de 1000 kg. del Twingo R2. La dirección es muy precisa, lo que unido a unas suspensiones que todavía les queda para hablar canario, hacen a este coche muy ágil. Amén de la nueva caja de cambio (140 km/h de velocidad punta) que se espera, también llegarán unos nuevos muelles con los que se podrá bajar algo más el chasis y tener margen para seguir poniendo a punto las suspensiones.

    El motor es “casi” de serie, solo se ha añadido una centralita electrónica, un nuevo árbol de levas, escape y filtro de aire de competición. Estando su punto álgido entre las 6.000 y 7.200 rpm, con muy pocos bajos que hacen que tengamos que trabajar mucho con la caja de cambios para mantener el motor siempre en su régimen ideal.

    La conclusión es muy sencilla, este Twingo R2 es un auténtico coche escuela, que para llevarlo al límite tiene que tener pilotos muy valientes detrás del volante y que será, sin dudarlo, ideal para la nueva copa monomarca que se creará el año que viene y donde es muy posible que compita un equipo canario.