• Pruebas Racing
    16 / 03 / 2017
    Potencia complicada

    Renault 5 Turbo 2

    Potencia complicada

    Se trata del Renault 5 Turbo 2 que ha ganado prácticamente todo en la categoría de Regularidad Sport, con las medias más altas, y en manos de Manuel Hernández y David Bethencourt.

    No podíamos arrancar la nueva Web sin tener en este nuevo formato una prueba racing y que mejor que el Renault 5 Turbo 2 de Manuel Hernandez.

    Primero empezaremos con un poco de historia. El Renault 5 Turbo es un automóvil de turismo del segmento B producido por el fabricante francés Renault entre los años 1980 y 1986. Se diseñó desde cero y mientras que el R5 convencional tenía motor y tracción delantera, el R5 Turbo disponía de un motor central con tracción trasera, pero lo que más llama la atención es su diseño externo, con un ancho de vías mayor, hecho que le valió el apelativo de «culo gordo». Se concibió como un automóvil de carreras y se homologó en la categoría de grupo 4 inicialmente y posteriormente como grupo B, categoría última que dominó las temporadas 1983 y 1986 del Campeonato del Mundo de Rally.

    Renault desarrolló varias versiones del R5 Turbo. Una primera del cual se desarrolló la versión de competición que se llamó R5 Turbo Tour de Corse, una segunda llamada Renault 5 Turbo 2 que era prácticamente idéntica y se diferenciaba principalmente por el uso de acero en lugar de aluminio que lo hizo más pesado y un poco más lento en carretera, y finalmente el Renault 5 Maxi Turbo que se concibió para ser homologado como grupo B.

    El concepto mecánico del R5 Turbo inspiró a la federación internacional en el momento de redactar el grupo B. La mayoría de los vehículos de esta categoría tenían motor central y tracción trasera al estilo del modelo francés.

    En 1983 se lanzó una versión denominada Renault 5 Turbo 2, con carrocería de acero que lo hacía más lento y por tanto no fue tan competitivo como su predecesor. La intención sin embargo de Renault era desarrollar un versión del coche para ser homologado como Grupo B categoría que solo requería la fabricación de 200 unidades del modelo de serie para obtener la homologación frente a las 400 del grupo 4. El R5 Turbo 2 por tanto fue más barato de construir aunque no tan rápido en competición y compartía muchos elementos del motor delantero del Renault 5 Gordini Turbo. La aparición de esta versión provocó que para diferenciarlos al primer R5 Turbo se le llamase popularmente como «Turbo 1» a pesar de que esta nomenclatura nunca había sido oficial.

    Las principales diferencias del R5 Turbo 2 respecto al R5 Turbo era la ausencia de los baquets, la sustitución del tablero de instrumentos y la utilización del acero en lugar del aluminio que le dotó de 30 kg más de peso. 12 En 1998 Renault lanzó al mercado una versión del Renault Clio inspirada en el R5 Turbo 2 y también con motor central que llamó Renault Clio V6 Renault Sport

    La prueba racing

    Tenemos que decir que no ha sido nada fácil, el dueño de este coche no deja a nadie, o muy pocos personas, que conozcan a su vehículo más querido. Al final lo conseguimos, citarlo en el Circuito de Maspalomas y poder conocer un poco mejor a esta maravilla histórica.

    Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que estamos ante un coche, que en un estado normal ronda los 40.000 €, y que preparado para competición podemos pedir “casi” lo que queramos. Otro tema es encontrarlos en venta, que esa es otra, casi no existen en venta.

    El famoso “culo gordo” de Renault llama la atención a todo el mundo, y cuando digo todo el mundo es todo el mundo. Nadie pasa al lado de él sin mirarlo, sin decir algo, sin quedarse prendado de sus líneas, hasta los más jóvenes lo conoces, es una cosa increíble.

    Impresiona hasta parado

    Al ver a este Renault 5 Turbo 2 delante de ti, impresiona, hasta parado te deja con la boca abierta. No hay nada en el mercado que se parezca y eso marca su presencia y aunque tiene 34 años de edad por el no pasa el tiempo.

    El motor colocado en posición central marcaron el diseño, había que ensanchar la parte trasera para dar cabida al conjunto motor – transmisión y suspensiones y así se hizo, naciendo desde ese momento un mito viviente.

    El coche de Manuel

    No sólo hay que tener un buen presupuesto para mantener un coche de este tipo, sino auténtico amor a estos coches por los quebraderos de cabeza que trae. Casi no hay piezas y las que hay están a precio de oro, aunque últimamente hay algunos fabricantes que han vuelto a trabajar en ellas.

    Manuel Hernández es uno de los pocos en Canarias que mantiene su Renault 5 Turbo 2 en competición. Hay más coches de este tipo, pero ninguno se mantiene en competición. Por este motivo debemos estar agradecidos por seguir viendo este coche por las carreteras de Canarias, aunque hay por ahí otro proyecto que permitirá descansar un poco al “culo gordo”.

    Para que todo esto sea posible tienes que tener un mecánico – amigo y este es Pepe Martin, que hoy por hoy es el que más sabe en Canarias de estos coches, no en vano ya trabajaba en el equipo Savehsa Competición en los años 80 / 90 cuando era el mejor equipo privado de Europa, siempre con los Renault Turbo como base.

    Algo especial

    En concreto, este Turbo 2, era un vehículo de serie que se ha ido adaptando a la competición. Además, hasta interiormente ha sido trasformado para que parezca un “Turbo 1”, como el cambio del tablero y algunos detalles de la carrocería.

    Con una potencia de 220 CV aproximadamente, no es la variante más potente de su motor de cuatro cilindros y 1.4 litros de cilindrada, del que se llegó a sacar hasta 350 CV, pero en el Maxi Turbo, de 1.6 litros, llegaba a los 450 CV, sólo de pensarlo da miedo.

    Para conseguir tal potencia con esa cilindrada, el turbo es imprescindible y esto hace que su comportamiento sea muy delicado. Aunque la tecnología actual ha ayudado en cuanto a la fiabilidad se refiere, siguiendo las normas técnicas vigentes, no sea podido conseguir suavizar su comportamiento.

    No es nada fácil competir con este coche, y sobre todo si lo hacemos en la categoría de Regularidad Sport como lo hace esta unidad, el copiloto tiene que ser de primera fila y él lo tiene en David Bethencourt, pero nadie le ayuda en la conducción y eso se debe valorar- También tener la responsabilidad de romper un coche valorado en más de 60.000 € no debe ser fácil.

    Complicado

    Centrándonos ahora en su conducción, el primer adjetivo que me nace es el de “potencia complicada” no es nada fácil hacer correr a este Turbo. No es que sea complicado para una conducción media, pero sí lo es cuando buscamos el límite en cada curva.

    En ese momento, os lo puedo asegurar, se amontona el trabajo. Hay que tener en cuenta muchas cosas, empezando por las temperaturas del motor, que son vitales para sacarle el rendimiento al 100%, siguiendo por los frenos y sobre todo las inercias que genera con un “casi” todo atrás.

    Los neumáticos también tiene su peso en el comportamiento y el Turbo 2 quiere y exige lo mejor y además en perfecto estado, siempre pensando en sacarle todo el partido al coche. El tren trasero exige un neumático muy ancho para transmitir la potencia al suelo y el tren delantero, por reglamentación, tiene un neumático, en comparación, mucho más pequeño.

    El resumen que podemos hacer es que estamos ante un coche impresionante, con una historia extraordinaria detrás y que todo el mundo le gustaría tener uno, pero que no se lo pone nada fácil a su conductor, es muy exigente y nada fácil de conducir al límite. Ahora que cada uno pongas los pro y los contra en una balanza y decida … yo quiero uno.