Publicidad

  • Pruebas
    11 / 12 / 2016
    Mi primera vez - Harley Breakout 2017

    MD7

    Mi primera vez - Harley Breakout 2017

    La Harley-Davidson FXDB Breakout 2017, es la primera Harley que he podido montar. Si, la primera de esta mítica marca americana, que tantos adeptos tiene por todo el mundo y que sobre todo por eso, me hacía generar unas expectativas de disfrute y placer de conducción que se han cumplido.


    Desde nuestros comienzos en la web Motor al día 7, allá por el mes de Enero de este año, son ya 23 motos las que hemos probado para ustedes, y faltaba una marca en la lista, la mítica Harley-Davidson, y que además será la última de este 2016 (todo un honor). Llevaba meses esperando el momento adecuado para realizar la prueba de una de ellas y durante la celebración del pasado Viejas Glorias en Maspalomas, la vi en el stand de Harley-Davidson Canarias, de la mano de Gubra, y fue un flechazo…. amor a primera vista. Fue verla y pensar que me gustaría que ella fuese la protagonista de mi primera vez. Cuál sería mi sorpresa al ver que estaba matriculada como moto demo, y más cuando Enrique Ortiz de Gubra me la ofreció para mi desvirgue. Si, ella sería la primera.

    La Breakout por su aspecto general es capaz de desviar cualquier mirada hacia ella de manera irremediable, como lo hizo conmigo. Es llamativa, brillante, larga y con la estatura justa para que la puedas “montar”. Pero lo que llama especialmente la atención es su “trasero” con unas medidas descomunales para una moto de serie. Su neumático trasero montado en una llanta de 18” es nada menos que un 240mm de perfil bajo (40), montado en una preciosa llanta Turbine negra con detalles mecanizados. Es el neumático más grande montado de serie en una Harley, siendo éste el legado de las auténticas Dragsters americanas.

    Llegado el día de “mi primera vez”, reconozco que no estaba nervioso, como cuando voy a probar una moto en la que los caballos rebozan por doquier. En este caso todo era tranquilidad y nada más arrancar me acomodé y me deje llevar. No sentí ningún malestar ni incomodidad, sino todo lo contrario. Sí me tenía un poco cortado su peso (320 kg en orden de marcha), pero que va, no hay problema con él, se deja mover sin problema por lo menos para mí estatura de 1,79cm y más con la altura del sillín estando a 650mm del suelo, su bajo centro de gravedad y reparto de pesos entre ejes (1710mm) hacen el resto.

    Qué decir del motor, que hace mover a esta maravilla creada en Milwaukee, es un High Output Twin Cam 103B™ y 1690cc refrigerado por aire. No vamos a hablar de caballos, si no de par motor, que llega a los 125Nm a 3000 rpm. Se trata de un motor nuevo, más avanzado, pero que recoge el legado de los motores Flathead, Knucklehead, Panhead, Shovelhead, Evolution®, High Output Twin Cam 88® y High Output Twin Cam 96® que lo precedieron. Yo evidentemente no puedo hablar, ni comparar con estos motores, pero sí puedo decir que me esperaba algo más tosco y difícil de llevar, y en el que las vibraciones sería la normalidad, pero que equivocado estaba. Este nuevo motor ha sido trabajado en todos sus componentes para conseguir, sin perder el aspecto y diseño de un motor Harley, que todo ahora sea distinto. Vibraciones, nos las sentí, solo lo justo. Prestaciones, si las sentí. Me cautivó su poderío en bajas, que es capaz de hacerte sentir unas aceleraciones más que fulgurantes, y además sin perder el clásico sonido Harley con sus pistonazos (hasta ahora los había oído desde lejos, pero que placer oírlos sobre ella).

    El aspecto visual del V-Twin es todo un espectáculo, en el que han jugado con los cromados (de máxima calidad, como no podía ser menos) y los negros. Vivid Black lo llaman. Todo ello da un contraste muy conseguido, desde las aletas de refrigeración pasando por los cárteres y tapas. Este patrón de contraste, entre cromados y negros, se mantiene en el resto de la moto, conjugando muy bien en el estilo dragsters de la Breakout.

    Es un motor que empuja desde muy abajo, pero donde realmente empieza a dejarse notar es a partir de las 3000 rpm y siendo capaz de llegar a las 5000 rpm. con soltura. En autopista es una gozada sentir la velocidad con el aire dándote de lleno en la posición que te hace llevar, con los brazos estirados y abiertos, además de poder verte la punta de tus pies a la misma altura que tus manos, acelerar y ver como su tacómetro va subiendo de 10 en 10 rpm. para ponerse en su velocidad de crucero a 2500 rpm. Pero si lo que quieres es sentir su espíritu ábrele sin miedo…. nada de velocidades extremas, para qué, no es necesario. Este fin de semana he podido sentir el espíritu custom y dragsters a la vez, con la Breakout.

    Su manillar, sigue los cánones de la filosofía dragsters, es recto y grueso con una posición adelantada, además han cuidado los detalles hasta el punto de que todo el cableado discurre por su interior por lo que su aspecto es limpio y robusto, pintado en negro brillante. Le acompañan en sus puntas unos puños más gruesos de lo normal junto a las piñas de mandos de nueva factura y con lo esencial para su manejo. Destacar el uso de control electrónico para el acelerador. Justo delante un pequeño faro redondo, solo con el aro cromado y el resto en negro brillante.

    Siguiendo con el triángulo, manillar, asiento y pisantes, comentar la ergonomía del asiento fabricado con cuero de máxima calidad y un diseño en el que te sentirás cómodo enseguida, y tus posaderas no sentirán el paso de los kilómetros (altura al suelo de 650mm) Sin embargo para el acompañante la vida se hace un poco más dura, no solo por su pequeño asiento sino por la dureza de la amortiguación que se hace más evidente con dos ocupantes. Los pisantes, bastante adelantados y abiertos, hacen que cuando circules por autopista te puedas casi tumbar y acomodarte para hacer de tu ruta un placer.

    ¿Y qué pasa al llegar a las curvas?, pues que tienes que llegar con todas las tareas hechas. Si hablamos de curvas de radio ancho es donde se siente en su salsa y es capaz de afrontarlas sin ningún problema, gracias no solo a su neumático trasero que le da aplomo, si no el juego que le da su delantera en 21 pulgadas. En este tipo de curvas es precisa, y no necesita de esfuerzo para meterla en la misma. Sorprende en este tipo de motos, que podemos erróneamente pensar que está fabricada para el paseo por la zona turística o avenidas de cualquier lugar del mundo y simplemente pasearla con orgullo de ser su propietario .

    Sin duda en Harley no han querido hacer una moto solo para las rectas y se han esmerado en conseguir algo más de cualidades ruteras. Es verdad que su amortiguación resulta dura, siendo quizás una sensación más que real, producida por las dimensiones de su neumático trasero, que te hace sentir cualquier irregularidad de una manera mayor. En aceleraciones fuertes casi no notas que la moto se hunda de atrás.

    En las curvas cerradas es donde tienes que adecuar la velocidad y la trazada a lo que llevas entre manos, no es una moto para rozar orejas, lo que si vas a rozar son los avisadores de sus pisantes que evitan que puedas a llegar a tocar con el suelo sus preciosos escapes e incluso los laterales de su motor. Pero repito, en todo el fin de semana no he sentido la necesidad de tumbar con ella más que lo necesario, ten claro que no es una moto para eso. Con ella disfrutaras la moto de otra manera, y es en la que yo me veo cada vez más identificado, no sé por qué será.

    El apartado de frenos lleva en su parte delantera un monodisco de 300mm y pinza de 4 pistones de nuevo diseño, siendo detrás un disco de 292mm. Ahora no es necesario ejercer tanta presión en la maneta para conseguir una frenada efectiva, la mejoría es de un 40%. Evidentemente y ya por normativa incluye ABS, pero se me hace imposible pensar que actúe el mismo en este tipo de moto, a no ser que sea que te encuentres con una zona húmeda de repente. Es decir que no vamos a apurar nunca la frenada hasta el punto que necesitemos del ABS. Ojo que no quiero decir que no sea necesario en conducción en mojado por ejemplo, sino como comentario al tipo de conducción que llevaremos. Si destacar que a la hora de frenar con ella sentía la necesidad de utilizar el freno trasero, cosa que en otras motos no se me hace necesario.

    En el centro del manillar y montado en una posición baja tenemos el velocímetro. Muestra la lectura de la velocidad, y en un pequeño panel LCD incluido en la esfera, disponemos de tacómetro y marcha engranada, aparte de odómetro y varias opciones más que podemos cambiar desde la piña izquierda. Aparte tenemos testigos luminosos que están incrustados en la pieza que sujeta el manillar a la tija.

    Seguramente si han llegado a leer hasta este punto del texto, también han tenido la ocasión de apreciar en las fotografías, su belleza. Y no me digan que no les atrae. Seguro que sí.

    Si quieres verla y sentirla de cerca, la puedes ver y probar en Harley Davidson Canarias – Gubra. Su precio es de 23.550 € (incluidos gastos de matriculación) y además tiene la posibilidad de limitarse para el carnet A2.

    {gallery}MOTOS/harley_Breakout{/gallery}