• Pruebas
    04 / 01 / 2017
    Aventúrate | KTM 1090 ADVENTURE 2017

    MD7

    Aventúrate | KTM 1090 ADVENTURE 2017


    Ya empiezan a llegar a canarias los primeros modelos 2017, y la primera en hacerlo es la KTM 1090 Adventure.


    Una Maxi-Trail que ha sido renovada con pequeños toques estéticos, pero sobre todo por la mejora de potencia conseguida en el motor V-Twin V2 a 75º, 4 tiempos que rinde 125CV, 30CV más que la anterior 1050. Sin embargo el motor sigue siendo de la misma cilindrada, 1050cm³. La potencia conseguida junto con un peso muy contenido la hacen ser la más competitiva en términos de relación peso/potencia de su categoría.

    Su peso incluyendo 23 generosos litros de gasolina en su depósito, y ya en orden de marcha, es de solo 228 kg. Lo que le dan un comportamiento dinámico, muy ágil, y sobre todo fácil de conducir. Si le sumamos a todo esto una geometría exquisita, una rigidez excelente y componentes de suspensión de primera calidad, le dan a la 1090 AVD todo lo necesario para pasártelo genial con ella, ya sea en asfalto o en pistas de tierra.

    Gracias a Valsebike Slu. hemos tenido la ocasión de ser uno de los primeros medios en probarla incluso a nivel nacional, privilegio que agradecemos por la confianza depositada en Motor al día 7, por parte de Pedro Peñate propietario del concesionario oficial de la marca KTM para la provincia de Las Palmas.

    Esta es una moto que nace sobre la base de la 1050 y se crean dos variantes dependiendo del uso que le quieras dar, o cuales sean tus preferencias. Por un lado la versión Adventure R, más pensada para su vertiente off-road, equipada con llantas de 21” y 18”, de radios, y la que hemos probado, la versión normal Adventure para el asfalto, que equipa 19” y 17” pulgadas con llantas de aleación. Destacable que en ambos casos existe la posibilidad de tener nuestra moto limitada para el carnet A2,(kit de limitación de potencia a 35 kW) lo que la hace ideal para lo que se inician en las trail, como primera moto.

    A la unidad de pruebas le he realizado 360 km en estos días, justo un tanque de gasolina de 23 litros, lo que da un consumo de 6.4 litros a los 100km. Esta es una las ventajas que anuncia KTM, la reducción de consumos en este motor, que usa encendido de doble bujía para conseguir optimizar los consumos. También importante la generosa entrega de par desde bajas revoluciones, consiguiéndose una suavidad de conducción sobre todo circulando por ciudad y cuando queremos disfrutar de una conducción tranquila si apurar las marchas.

    Me ha sorprendido especialmente su comodidad y adaptabilidad a su puesto de conducción, nada más cogerla. Se nota ligera y ágil. Su parte ciclo unida a un chasis multitubular en acero al cromo molibdeno contribuye de forma fundamental a la excelente geometría de su parte ciclo. Este pesa solo 9.8 kg, unido a un basculante en fundición con costillas de refuerzo vistas, la convierten en una auténtica obra maestra en cuanto a ergonomía (Dos posiciones de sujeción de manillar: horizontal +/- 10 mm, dos posiciones de estriberas: 10 mm arriba y abajo diagonalmente), manetas con 5 puntos de regulación de alcance, incluyendo unos acabados inmejorables.

    La amortiguación está confiada a una horquilla invertida de 43mm sin posibilidad de regulación, pero que con los ajustes de fábrica cumple perfectamente su cometido. Por ejemplo en asfalto su dureza es la apropiada ya que no notamos en demasía que se hunda en las apuradas de frenada. Si es verdad que a baja velocidad llegamos a notar su dureza ya que las ondulaciones de la carretera las transmite al resto de la moto, pero nada que no sea admisible para buscar el punto intermedio entre dureza y algo demasiado blando. El amortiguador trasero es, sin embargo, totalmente ajustable en cuanto a precarga y extensión para acomodar diferentes cargas (hay que utilizar una llave Allen para este cometido) no disponiendo de rueda manual de regulación. El recorrido de suspensiones es de 185 delante y 190 mm detrás.

    Verdaderamente he disfrutado mucho circulando por carretera con ella, aparte de lo comentado anteriormente en cuanto a comodidad, te permite rodar muy rápido y seguro. La amortiguación está optimizada diríamos que a un 75% para circular por asfalto dejando el otro 25% para circular por tierra. Ideal para nuestro gusto y confirmando nuestras expectativas dado sobre todo por el diámetro de sus llantas y la monta de cubiertas de unos súper adherentes y duraderos neumáticos Metzeler Tourance Next de medidas 110/80-R19 y 150/70-R17. Son sin duda el mejor complemento para esta devoradora de curvas.

    Los frenos están más que sobrados y contrastados ya que son los mismos que montan sus hermanas mayores de la gama Adventure. Delante encontrarás un doble disco de 320 mm con pinzas fijas de anclaje radial de 4 pistones y una bomba también radial. Detrás, un generoso disco de 267 mm. Como no podía ser de otra manera de la casa Brembo. Y en caso de emergencia, un sistema ABS Bosch 9M+ de doble canal acudirá al rescate. El ajuste del ABS es bastante bueno no siendo intrusivo en exceso, solo lo pudimos apreciar actuar en fuertes frenadas, y solo en la rueda trasera cuando la horquilla la forzábamos mucho en su recorrido. Como equipamiento opcional existe la posibilidad de desconectar el ABS (modo off-road) solo en la rueda trasera para conseguir frenadas controladas en tierra.

    En cuanto a las ayudas electrónicas que vienen de serie, el control de tracción (TC) permite tres modos diferentes de conducción (siendo el modo ‘Off-road’ opcional), seleccionables mediante un interruptor multifunción situado en el puño izquierdo. Modo ‘Sport’ permite lograr unos respetables derrapajes y un perceptible grado de deslizamiento. Modo ‘Street’ mantiene un ritmo suave para una marcha confortable sin ninguna restricción de potencia en el motor. Modo ‘Rain’ interviene rápidamente para ofrecer un máximo agarre sobre piso húmedo y ‘Off-road’ (opcional) permite un 100 % de deslizamiento, por ejemplo, una velocidad de la rueda del doble para un pilotaje claramente deportivo en uso off-road.

    También disponemos de embrague antirrebotes que no solo se abre cuando la retención del motor es demasiado elevada, sino que también te ayudará cuando abras el gas. Lo primero impide la desestabilización de la rueda trasera al frenar intensamente o al reducir; lo segundo reduce la fuerza de maneta necesaria para cambiar de marcha, permitiendo el control del embrague simplemente con el meñique.

    Para ir terminando un par de detalles, como el asiento en una sola pieza que resulta muy cómodo para largos trayectos (850mm de altura al suelo), incluyendo al pasajero que dispone de asideras laterales. La cúpula regulable en altura manualmente con dos simples mecanismos tipo pinzas. Siendo para nuestra altura de 1,89 en su posición más alta, algo justa en cuanto a la protección contra el viento. La ausencia del cable del acelerador: el sistema ride-by-wire de la 1090 ADVENTURE asegura la perfecta aplicación del fácilmente disponible y abundante par. También traduce electrónicamente las órdenes de aceleración del piloto a la apertura de las mariposas de inyección, adaptándose a la perfección a cada situación real de conducción (realmente una gozada el tacto que da).

    En cuanto a la instrumentación. Los datos clave se muestran en un display central, que está compuesto por un cuentarrevoluciones analógico con indicación luminosa ajustable del cambio de marcha y un display LCD. Este display está dominado por un velocímetro digital, y acompañado por un reloj digital, un indicador de la marcha seleccionada, barras indicadoras de la temperatura del refrigerante y un indicador del nivel de gasolina, además del modo de pilotaje seleccionado. Una segunda pantalla LCD en la izquierda de la instrumentación central informa acerca de las características configurables: Página de favoritos, modos de pilotaje, página de condiciones de pilotaje para información adicional, por ejemplo, temperatura ambiente, voltaje de batería, diferentes cuentakilómetros parciales, velocidad media, consumo medio y actual, autonomía y distancia hasta la próxima revisión. Todo se muestra de forma ordenada, limpia, clara, intuitiva y sencilla de accionar, incluso en pleno pilotaje.

    Destacar, como es habitual en KTM, la cantidad de accesorios disponibles para equipar tu moto a tu conveniencia, uso y gustos. Desde maletas para equipajes, escape, protectores anti-caída, diferentes protectores para el motor, asiento y puños calefactables, caballete central, etc etc. En www.ktm.com puedes configurar tu moto con todos los extras que quieras.

    En definitiva una grata sorpresa nos hemos llevado con esta moto que tiene un precio muy contenido de 12.999€, además de tenerlo todo para disfrutar. Agradecer a Valsebike la cesión de la moto para la realización de esta prueba, y desde aquí les trasladamos la oportunidad que brinda el concesionario oficial de probarla. Nos vemos en la carretera.

    {gallery}MOTOS/KTM_1090_adventure{/gallery}