Publicidad

  • Pruebas
    28 / 02 / 2017
    Una opción muy válida

    MD7

    Una opción muy válida


    El Honda CR-V es un modelo recomendable, con unas ofertas muy atractivas en precio, que lo hacen muy apetecible.


    Ahora mismo no recuerdo muy bien la última vez que tuvimos la oportunidad de probar un modelo de la marca Honda (algunos años) y cuando recibimos la invitación de Hatobito, la nueva importadora de la marca japonesa en Canarias, nos llevamos una gran alegría.

    Lo que recuerdo de esta marca es su calidad de fabricación y la especial atención a los materiales y detalles. En esto siguen igual o mejor, pero claro, poniéndose al día de las nuevas tendencias del mercado.

    En esta ocasión probamos el Honda CR-V con motor diesel de 120 CV, un modelo que ya tiene sustituto pero que todavía tardará en llegar a las islas, dado que ya está disponible en EE.UU. (su principal mercado) pero no hay fecha para su comercialización en Europa en estos momentos.

    Entrando en materia, estamos ante un vehículo con unas medidas considerables; una longitud de 4,61 metros, por 1,82 m de ancho y 1,69 de alto, de camino, lo que lo sitúan entre un todo terreno y un monovolumen de tamaño medio/grande, aunque hubiera terminado antes si hubiera dicho Crossover de tamaño medio.

    Su aspecto es robusto pero con un frontal estilizado, donde los grupos ópticos tienen mucho protagonismo, así como sus formas en cuña con la parrilla tomando su espacio sin romper las líneas generales. Lateralmente su altura llama la atención, viéndose claramente beneficiados los ocupantes de las plazas traseras y el amplio maletero conseguido. Rematando el conjunto en la parte posterior unos grupos ópticos que recorren prácticamente todo el bastidor lateral, dando con ello su toque personal y el sello de Honda. 

    En este modelo de Honda, el aprovechamiento del espacio interior es una de sus virtudes: la habitabilidad es muy buena, ya sea en las plazas delanteras o en las traseras, que pueden albergar con comodidad a tres ocupantes adultos o incluso tres sillas infantiles. El maletero también sale bien parado: tiene 589 litros de capacidad, unas formas muy regulares y un umbral de carga bajo.

    El sistema multimedia se llama “Honda Connect”, es de serie en toda la gama (excepto con el nivel de equipamiento Confort) y se maneja a través de una pantalla táctil de 7 pulgadas. Este sistema integra funciones como “MirrorLink”, la conexión Bluetooth para teléfonos móviles, el acceso a internet, la descarga de aplicaciones, el sistema de navegación Garmin y la cámara de visión trasera.

    Por lo que al equipamiento se refiere, su lista es casi interminable, pero destaca; el control de crucero con limitador, climatizador bizona, asientos delanteros calefactables, conexión auxiliar, USB y Bluetooth, ajuste lumbar en el asiento del conductor, faros de Xenón, llantas de aleación de 18", así como 6 airbags, asistente de estabilidad (VSA) asistente de arranque en pendiente (HSA) y un largo etcétera.

    El motor 1.6 i-DTEC de 120 CV (diesel) se combina con el cambio manual de seis velocidades y la tracción al eje delantero, sobresaliendo por su bajo consumo y por un funcionamiento suave, con unas prestaciones muy correctas.

     

    A los mandos

    Ya hemos hablado de la calidad percibida y su equipamiento, preparado para luchar con cualquiera, pero lo que realmente me llamó mi atención fue la agilidad de uso de este Crossover, que aunque grande es lo suficientemente dinámico para desenvolverse bien en cualquier terreno, exceptuando recorridos 4x4, dado que este modelo no contaba con esa transmisión.

    Las suspensiones están acorde con su tamaño y aunque notaremos algunas inercias debido a su altura y peso, resulta preciso en su dirección y nada pesado en las sensaciones percibidas, ayudado por un motor que parce tener más potencia de la anunciada.

    En definitiva un modelo al más puro estilo Honda, con una personalidad propia, unos acabados excelentes, un equipamiento muy bueno y una conducción que resulta fácil y dinámica desde un primer momento.