Publicidad

  • Pruebas
    15 / 08 / 2017
    Triumph Street Triple RS, La Fiera

    Street Triple RS

    Triumph Street Triple RS, La Fiera

    La nueva Street Triple RS es la 3º generación de un modelo que nació en el 2007, y podemos decir con todas las palabras que “a la Tercera va la vencida”.

    Triumph quiso hacer la presentación mundial de este modelo en Barcelona y sus alrededores, pero lo que más sorprende, es que como guinda del pastel, dieron la oportunidad a los periodistas invitados de rodar en el Circuito de Barcelona situado en Montmeló.

    Que una marca se arriesgue en una presentación mundial a ofrecer esta posibilidad a los periodistas, cuando en un circuito pueden aparecer todos los “puntos débiles” en cuanto a frenos, chasis y motor, siendo además la primera toma de contacto, da a entender que Triumph estaba muy segura de lo que ofrecía, y sin duda que acertó ya que muy poco de los periodistas pudieron encontrarle fallos a la RS exprimiéndola al máximo, todo lo contrario, la sorpresa fue mayúscula.

    ¿Por qué hemos utilizado en el titular, el nombre de Fiera? Simplemente porque estamos ante una moto que es una auténtica fiera, y además no crean que tiene piel de cordero, sino todo lo contrario. Triumph han dotado a la Street Triple con un equipamiento y tecnología de lo último del mercado y de calidad Premium,  para que su apariencia no engañe y desde el primer momento que la veas, sepas lo que te traes entre manos. Aunque aun así, seguro que te va a sorprender, igual que lo hizo con nosotros.

    Cambios en su motor

    Tricilíndrico en línea de refrigeración líquida, 12 válvulas y doble árbol de levas en cabeza (DOHC). De un cubicaje inicial de 675cc, del modelo anterior han llegado a 765cc, el máximo admisible por su bloque sin tener que hacer modificaciones de tamaño en el mismo. Hasta un total de 80 nuevas piezas ha incluido en este “nuevo” Tricilíndrico y con la inclusión de nuevos pistones, bielas, cigüeñal y eje de equilibrado, conseguir unos fabulosos 123 CV en esta versión de la Triple, la RS.

    Ahora ofrece un 16% más de potencia y un 12% más de par. Los 123 CV a 11.700 rpm y el par máximo de 77Nm a 10.800 rpm. Nada más ponerlo en marcha te das cuenta de que está “lleno” de potencia y de par…..esa sensación da, y todavía sin meter primera y arrancar. Este fabuloso motor será a partir de 2019 el que monten como proveedor oficial todas las Moto2 en el mundial, por algo será.

    Seguimos por la caja de cambios que está asistida por embrague anti rebote. Han acortado ligeramente el desarrollo tanto de la 1º como la 2º para hacerla más rabiosa, a lo que te tienes que acostumbrar sobre todo en las reducciones, pero no es para preocuparse mucho ya que su embrague asistido no va a permitir que bloquees la rueda trasera.

    El colmo de las delicias es su cambio semi automático Quick Shifter, que incluye de serie. Una verdadera golosina para los más Racing, ojo pero solo para subir marchas. Comentar que en la presentación mundial y según nos comentaba Oliver Padrón, jefe de ventas de Triumph Canarias Gubra, fue una de las preguntas que más se hicieron a los responsables de Triumph (por qué no también para reducir) y que tajantemente respondían que el sobrecoste que suponía no justificaba su inclusión (repercutiendo en el cliente final), además de quedar demostrado con los pilotos de pruebas de la casa, que no era más efectivo en tandas cronometradas.

    Chasis y amortiguación Premium

    A su chasis de doble viga en fundición de aluminio se le ha hecho pequeñas modificaciones, sobre todo en su subchasis de dos piezas, también fundido a alta presión. La Street Triple no se queja por falta de rigidez en su chasis ni mucho menos, y si además le sumas una amortiguación de primer orden el coctel es fabuloso, con un poco de todo para que te sepa bien.

    Equipa horquilla invertida Showa SPF de 41mm multirregulable, en cada una de sus barras, en la trasera mono amortiguador Ohlins STX40 con depósito independiente que está sujeto a un nuevo basculante en aluminio y en forma de ala, que es el culpable de la estabilidad de la moto en curvas a alta velocidad. Ofrece una mayor rigidez torsional longitudinal, combinada con una reducción de la rigidez lateral. Así se maximiza la estabilidad a la velocidad superior que alcanzan las nuevas Street Triple, para dar mayor seguridad y confianza al piloto.

    Como dominar a la fiera

    Gracias a su nuevo acelerador electrónico más preciso y efectivo con una mejor transición entre las posiciones de gas/no gas. Permite además incorporar diferentes mapas de inyección que, combinados con la configuración del ABS y el control de tracción, da como resultado hasta cinco modos de conducción: Road, Rain, Sport, Rider (programable) y Track. En el modo Rider se pueden desconectar tanto el ABS como el control de tracción.

    El espectacular apartado de frenos viene equipado delante con pinzas radiales Brembo monoblock M50 de 4 pistones y discos de 310mm y detrás un disco de 220mm con pinza de un solo pistón. Pero además la bomba también es radial y dándote la posibilidad de regulación de flujo y ajuste de la maneta. Ah, se me olvidaban los latiguillos, como no podía ser de otra manera, son metálicos. Sin duda una muy buena conjunción de elementos para conseguir una frenada que podríamos decir de primer orden, sin desmerecer a motos de mayor potencia y prestaciones. Es sencillamente espectacular como frena.

    Estética

    Su nueva estética es otra de las mejoras que a simple vista se pueden observar. Solamente destacar un par de puntos. En general líneas de diseño más modernas y agresivas con su nueva carrocería y su doble asiento más deportivo. Mayor nivel de detalles y acabados y nuevos esquemas de color de alta calidad. Tapa de colín a juego con el color de la moto intercambiable por el asiento de pasajero (tapa y asiento se incluyen de serie). Quilla a juego con el color de la moto. Protector inferior de cadena.  Costuras del asiento en color gris plata. Iluminación delantera con dos opciones de uso, con LED y DRL, luz trasera y freno también Led, junto a los intermitentes que además son autocancelables.

    Destacar el peso del conjunto, que han conseguido bajar hasta los 166 kg en seco (capacidad del depósito de 17,4 litros), lo que da una relación peso/potencia que ninguna de sus competidoras puede alcanzar.

    Panel de instrumentos

    Para gestionar todas las ayudas electrónicas de las que disponemos, su nuevo panel de instrumentos (TFT de 5”) permite con un diseño innovador a todo color, no solo manejarlo a través de un nuevo botón tipo joystick ubicado en el manillar izquierdo, si no que permite cambiar sus formas de visualizarlo o estética a nuestro gusto. Es además pivotante por lo que en momentos que el sol moleste (cosa poco probable) lo podemos mover para evitar los reflejos. Permite cambiar el contraste de la pantalla y cambia de fondo según sea de noche o de día, o cuando te introduces en un túnel.

    Comentar que durante la prueba nos pasó una cosa curiosa, el depósito del líquido de frenos al ser transparente y cuando circulamos con el sol a la espalda se producía un reflejo en el panel que a veces nos hacía pensar que había saltado un testigo de aviso rojo. Evidentemente no era así.

    Los modelos "R" y "RS" incluyen funciones adicionales como dos cuentakilómetros parciales, consumo medio e instantáneo de combustible, autonomía, selección del modo de conducción, ajuste del contraste y estilo de visualización, información de mantenimiento, temperatura del refrigerante, warning y, exclusivamente en la versión "RS", un cronómetro de vueltas. Existen tres estilos de pantalla diferentes a elegir, pre-asignados a los modos de conducción y fácilmente sustituibles durante la marcha. Para garantizar que la pantalla resulte legible con cualquier luz y en cualquier situación atmosférica, cada uno de los tres estilos cuenta con sendos modos de alto y auto contraste. La Street Triple RS cuenta con un conjunto de tres estilos de pantalla adicionales. Este segundo conjunto contiene un tema de pantalla más dinámico e incluye un cronómetro de vueltas, exclusivo en la RS.

    Sobre ella

    La primera sensación es de encontrarte sobre una moto ligera, muy ligera y ágil. La posición de conducción es ligeramente apoyada sobre su manillar plano, sin ser la altura del sillín muy alta, tan solo de 825mm al suelo. Las estriberas se encuentran ubicadas en posición alta y ligeramente hacia atrás. Su depósito permite acoplar las piernas gracias a sus rebajes, su asiento es también estrecho en su unión con el depósito, lo que hace más agradable nuestra posición. Los mandos quedan todos muy a mano, si estas en parado, siendo algo complicado acostumbrarte al uso del joystick cuando estas en marcha, ya que hay que utilizar el botón “M” para acceder al menú y entre ambos se encuentra el pulsador de los indicadores, seguramente cuestión de habituarse a él.

    Si en parado nos parece ligera y ágil, no digamos cuando nos ponemos en marcha, todo pasa a ser más ligero, una verdadera sensación de manejabilidad a la que solo le pondríamos un pero, y es su poco radio de giro en parado. Bueno…. contacto, esperamos a que el panel se inicie y damos al botón de puesta en marcha, uffff, que bonito suena el triple, ayudado por su nuevo escape (3 en 1), oímos la admisión con su característico sonido, personalmente me encanta, es música para los oídos.

    Nos movemos por la ciudad sin problemas gracias a la entrega limpia y continua de su motor al que podemos llevar en marchas largas sin problemas entre el tráfico urbano. Como su nombre indica es también una callejera, pero donde se siente en su hábitat la RS es en carreteras secundarias, y porque no también en circuito. Increíble la rapidez de conducción que te permite el conjunto: chasis, amortiguación, frenos, motor, neumáticos (Pirelli Diablo Supercorsa SP) y  además con una sensación de seguridad, para la mayor parte de los mortales, que te dan todos sus componentes. Hay que hacer auténticas burradas para llevarla al límite de sus posibilidades.

    Desde luego aconsejamos que la prueben si no se creen todo lo que han leído y después hablamos. No conozco a nadie que se haya bajado de ella y diga una mala palabra, por algo será.

    Su precio de 12.500 € matriculada se lo va a poner difícil a la competencia. Aunque su precio es algo superior a las demás, ninguna competidora alcanza el nivel de equipamiento que la ST RS

    El resto de la gama Street Triple le dedicaremos otro espacio en nuestra web para no extendernos mucho, ya que las diferentes opciones de equipamiento y precios de las dos versiones restantes la “S” y la “R” así lo merecen.

    Más información en Triumph Canarias Gubra.