Publicidad

  • Pruebas
    05 / 09 / 2017
    Opel Insignia, el bienestar

    Opel Insignia

    Opel Insignia, el bienestar

    Sí, en el Opel Insignia se está como en casa, cómodo, con espacio, tecnología avanzada y seguro.

    Literalmente la palabra Insignia significa; Señal u objeto representativo y distintivo de una persona, un colectivo, una ideología, etc. Distintivo que se otorga a una persona en señal de reconocimiento por sus méritos. Y para el modelo “grande” de Opel, le viene que ni pintado ese nombre, porque es el representante de la tecnología y saber hacer de la marca alemana en todos sus parámetros.

    Es una fórmula conocida, pero cuando se traslada a un nuevo modelo sigue sorprendiéndonos, hablamos de las líneas de un coupé en una berlina de tamaño respetable (4.9 m.) creo que el modelo más grande en su segmento. Pero aquí todo se suaviza y atrae a primera vista.

    La segunda generación del Insignia impresiona por sus llamativas líneas exteriores, la atmosfera de bienestar de su interior y las soluciones de tecnología avanzada que ofrece, destacando el sistema de matricial de iluminación adaptativa IntelliLux LED® o los modernos sistemas de asistencia al conductor como el asistente de mantenimiento de carril con corrección automática de la dirección o la moderna pantalla de información head up display. El capó activo para mejorar la protección de los peatones completa la significativa mejora en seguridad.

    Además, el Insignia llega con la típica conectividad avanzada de Opel con la integración del Smartphone y nuevas funciones del sistema Opel OnStar – el asistente personal que permite a los ocupantes del Insignia realizar reservas en hoteles y encontrar plazas de parking a través del propio asesor de OnStar. En general, el nuevo Insignia destaca por su gran agilidad, mayor habitabilidad y una sorprendente relación valor/precio, convirtiéndole en un serio rival para los modelos de marcas premium.

    El nuevo buque insignia de Opel es, además, el primer modelo de la marca disponible una caja de cambios de ocho velocidades, cámara de visión 360º y tracción total inteligente con reparto vectorial del par motor. En combinación con los eficientes y nuevos motores turbo, la reducción del peso en hasta 200 kilos en función de la versión y la posición de conducción más baja, los nuevos Insignia Grand Sport y Sports Tourer ofrecen al conductor una destacada dinámica de conducción.

    Mecánicamente hablando, este modelo se presenta con seis posibles alternativas. En gasolina dispone de un nuevo motor 1.5 Turbo en dos versiones de 140 y 165 CV a lo que añade como tope de gama un 2.0 Turbo con 260 CV; por otro lado, la gama diésel se estructura en torno al bloque 1.6 CDTI con potencias de 110 y 136 CV además de un 2.0 CDTI con 170 CV. Se asocian de serie a un cambio manual de seis velocidades salvo el propulsor de 260 CV que equipa uno automático de ocho relaciones. También existe la posibilidad de optar por una caja automática de seis marchas para las mecánicas de 136 CV y 165 CV.

    La versión 1.5 Turbo de 165 CV permite acelerar de 0 a 100 km/h en 8,9 segundos, alcanzando una velocidad punta de 222 km/h, todo ello con un consumo medio de 6,0 litros/100 km. Por otra parte, el potente motor 2.0 Turbo de 260 CV se beneficia de un avanzadísimo sistema de tracción total –similar al Ford Focus RS- para acelerar de 0 a 100 km/h en 7,3 segundos, logrando una velocidad de 250 km/h, presentando un consumo mixto de 8,6 litros/100 km.

    En la gama diésel, la alternativa más equilibrada recae en el conocido bloque 1.6 CDTI disponible también para el compacto Astra o el SUV urbano Mokka X. Así, la versión de 136 CV que registra un consumo de 4,3 litros/100 km, también obtiene unas prestaciones interesantes. Acelera de 0 a 100 km/h en 10,5 segundos con una velocidad máxima de 211 km/h.