• Pruebas
    05 / 10 / 2017
    XLV, el monovolumen de SsangYong

    SsangYong XLV

    XLV, el monovolumen de SsangYong

    Es un monovolumen con tendencias a SUV, el modelo coreano es un vehículo muy interesante para una familia media que necesite espacio.

    La marca coreana SsangYong trae para el mercado canario el modelo XLV, que lleva en venta desde el año pasado y que gracias a su precio, equipamiento, motor y tamaño, es un vehículo muy apetecible desde 16.141 Euros.

    Salta a la vista que el SsangYong XLV no es un vehículo cualquiera, dado que tiene lo mejor de un monovolumen, pero con los rasgos típicos de un SUV- Con 4,44 metros de largo, 1,80 metros de anchura y 1,60 m de altura. la marca coreana quiere posicionarlo como rival de los numerosos modelos monovolúmenes que hay en el mercado.

    Las siglas XLV vienen de la expresión inglesa “eXciting Lifestyle Vehicle”, algo así como “vehículo de un estilo de vida emocionante”, pero aquí se le ha dado la vuelta y se puede entender como Vida a lo grande (XL) que parce que le pega mejor.

    Hablando del modelo coreano, se basa en la plataforma del Tivoli, con el que comparte también anchura, altura y distancia entre ejes, y sigo insistiendo que el público en general preguntará si es un  SUV o 4x4.

    El look del XLV destaca por la robustez de líneas en todos sus perfiles. El diseño del frontal, inspirado en las alas abiertas de un águila, integra la parrilla y los grupos ópticos frontales, dotando al SsangYong XLV de carácter y personalidad. La carrocería baja y alargada en la parte posterior, aporta una línea dinámica, con cierto carácter. Además se consigue un espacioso y polivalente habitáculo, con una envidiable capacidad interior.

    Hay tres niveles de equipamiento: Line, Premium y Limited. Desde el nivel más bajo son de serie elementos como el programador de velocidad, las llantas de aleación (de 16 pulgadas), la conexión Bluetooth para el teléfono móvil, el ordenador de viaje y la alarma antirrobo. El nivel Premium tiene, además de lo dicho, un climatizador de dos zonas, un sistema multimedia con pantalla táctil de 8 pulgadas, una cámara trasera de ayuda al estacionamiento y tapicería de cuero sintético. El nivel Limited, por último, suma a todo lo anterior unas llantas de aleación de 18 pulgadas, un sistema de navegación GPS, techo solar, asientos delanteros con calefacción y sensores de lluvia y luz. En esta ficha comparativa se pueden ver las diferencias de equipamiento y los precios de los tres niveles.

    El SsangYong XLV cuenta con uno de los maleteros más grandes de su categoría. También es capaz de acomodar en su habitáculo a cinco personas. El maletero ofrece una capacidad de 574 litros, a los que se suman los 146 litros disponibles bajo el suelo del mismo, para alcanzar un total de 720 litros. Una cifra superior a la que ofrecen los principales adversarios en el segmento. Con los asientos posteriores plegados, el espacio de carga disponible es de 1.440 litros.

    En cuanto a la mecánica, el SsangYong XLV dispone únicamente de dos motores (uno gasolina y otro diésel). Por un lado, está disponible el 1,6 litros de 128CV, asociado a un cambio manual de seis relaciones. Y en cuanto al propulsor turbodiésel, que es el modelo que probamos, es un 1,6 litros que ofrece 115CV, asociado a un cambio manual. Sorprende el excelnte empuje que tiene desde muy abajo, con una relación de cambio de primer y segunda muy corta, que lo hacen tremendamente vivo.

    En el apartado dinámico, el SsangYong XLV es un vehículo más bien familiar orientado sobre todo al confort, con una suspensione que filtra bien las irregularidades del terreno, pero que no se muestra en su salsa en zonas de curvas, aunque el valiente motor y una acertada relación de cambio en las primeras marchas lo hacen muy voluntarioso y dispuesto.