• Pruebas
    19 / 01 / 2018
    Una berlina con corazón deportivo

    Audi S5 Sportback

    Una berlina con corazón deportivo

    Con 354 CV de potencia, tracción a las cuatro ruedas y una línea entre un cupé y una berlina, se acerca mucho a la matricula de honor.

    Actualmente hablamos siempre que los coches actuales se parecen mucho entre sí, la búsqueda de la perfecta aerodinámica fuerza a ello. Gracias a la firma alemana de los cuatro anillos, “Audi es Audi” y sus modelos son únicos, con líneas atrevidas y sobre todo deportivas, que les hacen tener personalidad propia.

    Es muy fácil poder probar un Audi, sobre todo del nivel de S5 Sportback. Fácil porque lo tiene todo y además siempre pensando en sus ocupantes, pero aparte de eso es atractivo y en este caso de aspecto “malote” e incluso con un guiño a la exclusividad con sus asientos de color rojo.

    Personalmente me gusta más este estilo de carrocería que la propia de coupé, quizás lo hace más musculoso a la vez que poderoso. Si a eso le sumamos las llantas de 20’ que equipaba el modelo que Audi Canarias ponía a nuestra disposición, hace que el S5 saque todo su poderío visual.

    Esta imagen se puede ver claramente en una parrilla delantera agresiva y deportiva en la que los detalles cromados toman su protagonismo. Otros elementos que marcan distancia son el nuevo difusor y su sistema de escape con cuatro salidas.

    El habitáculo del Audi S5 también refleja también deportividad y aunque no se renuncia a su imagen elegante, lujosa y exclusiva, sí se puede apreciar ese toque 'sport' combinado a su vez con una mayor sensación de espacio. Además de las placas específicas del S5 en los umbrales de las puertas, añadimos detalles como el volante y el pomo de la palanca de cambio de diseño exclusivo, así como en otros detalles puntuales y terminaciones en fibra de carbono.

    El equipamiento y el nivel tecnológico del Audi S5 va en consonancia al resto de la gama del nuevo Audi A5, por lo que no cabe más que remarcar una vez más el Audi Virtual Cockpit como epicentro de su diseño con su pantalla de 12,3 pulgadas y que sirve al conductor para controlar todas las funciones del vehículo, algo todavía más importante en el S5 debido al carácter más deportivo. Las ayudas a la conducción y sistemas de seguridad activa son idénticos a los ya relatados en el Audi A5.

    Suspensión

    La suspensión es parte fundamental en el excelente comportamiento del Audi S5 Sportback y en el eje delantero tiene una suspensión rediseñada de cinco brazos; detrás, también emplea un esquema de cinco brazos. El funcionamiento de los amortiguadores adaptativos que se ofrecen opcionalmente va integrado en el sistema Audi drive select, que viene de serie y permite ajustar el comportamiento del vehículo según los gustos del conductor. Con este sistema se puede conseguir tanto una conducción dinámica como confortable. A su vez la nueva dirección asistida electromecánica transmite mayor precisión. Como opción se puede solicitar una dirección dinámica, que varía la desmultiplicación en función de la velocidad y del ángulo de giro del volante.

    354 CV

    Bajo el capó el Audi S5 cuenta con el conocido motor 3.0 TFSI V6 turboalimentado puesto al día, que desarrolla 354 CV, 21 CV más que el anterior Audi S5 (2012) y que comparte con el Audi S4. Va asociada a la tracción total Quattro y a una caja de cambios automática Tiptronic (8 velocidades) de convertidor de par, con los que este nuevo deportivo es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en 4,7 segundos y homologar 7.3 l/100 km de consumo medio, gracias a que es más ligero que la anterior generación.