• Pruebas
    22 / 03 / 2018
    Mi territorio es i30 N

    Hyundai i30 N

    Mi territorio es i30 N

    Un mundo de sensaciones que en el i30 N las tienes a golpe de botón, impresionante por 29.490 Euros.

    Las cifras son clarificativas, su aspecto no oculta sus intenciones, el i30 N de Hyundai, muestra todo el buen hacer de la marca asiatica cuando se pone manos a la obra, es su primer modelo de alto rendimiento y un territorio muy deportivo.

    ¿Por qué, mi territorio es i30 N? muy sencillo, Canarias es una tierra de contrastes y sobre todo en las carreteras, donde predomina los cambios de ritmo y altura, amén claro está de las concebidas autopistas y unas ciudades colapsadas de tráfico en su mayor medida. Y para todo eso está preparado el i30 N, gracias a la electrónica, el motor y a unas suspensiones adaptadas a las mayores exigencias.

    La primera toma de contacto con cualquier modelo es su presencia a primera vista. En ese momento, una “demasiada” llamativa decoración nos impide ver, con claridad, unos pasos de ruedas redimensionados para albergar las llantas de 19 pulgadas, que dejan ver unas pinzas de freno de color rojo en unos discos de frenos ventilados. El paragolpes delantero esta acorde con sus prestaciones, ancho y agresivo con insertos en negro y rojo, pero sobre todo grandes entradas de aire para refrigerar el motor y los frenos.

    La parte trasera también sigue la línea deportiva del i30 N, que refleja sus intenciones por todos los costados, con una doble salida cromada de escape que no está de vista y emite un sonido muy Racing, también rematado por los colores negro y rojo.

    Diseño interior

    Las grandes diferencias con sus hermanos de gama están, por ejemplo, en el volante, confeccionado con costuras en azul N y adornado con el logotipo N en la parte inferior. La palanca de cambios también cuenta con una franja en azul y el pomo en forma de bola luce la insignia N.

    El panel de instrumentos electrónico ha sido especialmente diseñado para satisfacer a los conductores más pasionales. El indicador de cambio de marcha, situado en el centro superior del panel, ayuda a gestionar las marchas para obtener un rendimiento óptimo durante la conducción en circuito. Esto se complementa con la zona roja variable del cuentarrevoluciones,  de LED, la cual cambia según el rendimiento de conducción y la temperatura del aceite del motor. Tanto el cuentarrevoluciones como el velocímetro están diseñados de acuerdo con la línea N y están rodeados por una línea de color azul.

    Y por supuesto, el i30 N cuenta con asientos deportivos exclusivos de alto rendimiento con un marcado apoyo lumbar y cojines extensibles que mejoran aún más la estabilidad y el confort. Los clientes pueden elegir entre una combinación de ante y cuero o tela, ambas con el logotipo N estampado en el respaldo.

    Botón mágico

    La electrónica ya es algo más que parte de nuestra vida y en los coches, es la única forma de tener varios tipos de comportamiento en un mismo coche y eso es lo que le ocurre al Hyundai i30 N, tiene un botón mágico.

    El exclusivo volante "N" garantiza al conductor el total control sobre el rendimiento en la conducción. En el lado izquierdo del volante, se pueden seleccionar tres modos de conducción estándar: Normal, Sport y Eco. A la derecha, el conductor tiene acceso al botón N, señalizado con una bandera de cuadros, para accionar el modo N o acceder al ajuste personalizado, visible en la pantalla de navegación. Para un mejor control de las revoluciones por minuto (RPM), el Rev Matching también se puede activar directamente desde el volante mediante un botón situado justo encima del botón N.

    Si pulsamos ese botón con la banderita, nos transporta directamente a un mundo desconocido para el usurario normal, en donde, si no se tiene las suficientes nociones de conducción deportiva, es mejor no pulsar. Todo cambia, el sonido, la respuesta del motor y las suspensiones se preparan para dar el máximo rendimiento. Habrá que aferrarse al volante para domar los 275 CV, que gracias al diferencial electrónico de deslizamiento limitado (E-LSD) no se transforma en una fiera indomable.

    Rendimiento y cifras

    El i30 N está alimentado por un motor turbo de 2.0 litros que entrega 275 CV,  con un par máximo de 353 Nm y con una velocidad máxima de 250 km/h. Esto permite una aceleración de 0 a 100 km/h en 6,1 segundos.

    El motor ofrece una respuesta directa con un desarrollo de potencia lineal mediante un turbo de respuesta temprana. Está disponible con tracción delantera y una transmisión manual de seis velocidades. La potencia se transfiere de manera independiente al tren de engranajes con el fin de estar siempre listo para pasar a la siguiente marcha sin interrupción de par. Además, el i30 N incorpora neumáticos de altas prestaciones Pirelli P-Zero de 19 pulgadas y discos de freno más grandes (18 pulgadas en el eje delantero y 17 pulgadas en el eje trasero).