• Reportajes
    18 / 09 / 2017
    Éxito absoluto del X Cuéntame Historias sobre ruedas

    x cuéntame historias sobre ruedas

    Éxito absoluto del X Cuéntame Historias sobre ruedas

    Un fabuloso relato de lo ocurrido el pasado fin de semana en Valsequillo en el "X Cuéntame Historias sobre ruedas, contado como solo Felix Santana sabe hacerlo.

    Y como en los cuentos felices, los enanitos elaboraron otra fábrica de sueños, escenificaron en el corazón del pueblo de Valsequillo por encantamiento natural, la magia que lleva a juntar un montón de gente  y a librar la algarabía de sus pasiones dormidas. El décimo aniversario del Cuéntame Historias sobre Ruedas brilló a gran nivel y será recordado por su despegue inmediato.

    Pero vayamos por parte para entender lo sucedido. La puesta en escena del Rallye Turístico con su rampa de salida, la definición de un divertido rutómetro y el aval de una primera revista oficial con un variado contenido, ya auguraba un atractivo hechizo.

    Sonó el móvil mientras hacíamos los preparativos del Rallye, un señor con acento andaluz me comentó:  "Buenas, yo es que era pa’ saber a qué hora salía el Rallye para participá con mi Renault 7" Pensé que se había equivocado por cómo lo enfocaba. Entonces le comenté pensando en ello, que quizás le quedaba un poco lejos... Y con la misma espontaneidad comenta como quien nos conoce de toda la vida.

    -"Yo vivo En Villarolla de la Fuente. Y Valsequillo se encuentra a unos 30 kilómetro aquí al lao". Cuando le aclaré que estábamos en Valsequillo de Gran Canaria, comentó:

    "Ya me extrañaba a mí, no sé... Que mis vecino tuvieran tanto nivel en el cartel que vi ener feisbu"

    Con las primeras luces del alba, sábado, empezamos el maquillaje y baldeo de la flamante rampa de salida, la del honor de los valientes. Una veintena de coches y cuatro tímidas motos, tomaban la salida entre expectativas y aplausos. El alcalde Francisco Atta estrenó el honor de dar la salida oficial.

    Buscar cómo conseguir puntos, llegando a todos los controles y fotografiando objetivos, se convirtió en un divertido juego de habilidad. El Parador de Tejeda es por altura y vistosidad el punto elegido para el reagrupamiento y la comida. Allí, bajo las miradas de los cientos de visitantes que pasan por sus bares se cruzaron caras felices de entretenimiento y diversión.

    Se neutralizaron dos controles de paso para ajustar horarios llegando al penúltimo control de Telde. Donde la sorpresa y la visita a la colección particular de Domingo, deleitó a los participantes. Un auténtico lujo de museo y de anfitrión. ¡Cuánto material vintage, ordenado en impoluto!

    Sobre las 20, 30 h se daba la divertida entrega de premios al más reñido de los Rallyes turísticos. Con tan sólo dos puntos de diferencia ganaba el Mini 850 del Sr. Macías y su hijo, que se emocionaban al ver el gran trabajo realizado durante el día. Escoltados  se manifestaba el pasacalle con la llegada del Rallye  al agradable calor del pueblo. Aplausos de todos y champán para los ganadores, que perplejos no querían abandonar el sueño.

    La noche fue larga y divertida en un pueblo que se viste para vivir intensamente los años sesenta y la movida Pop. Mientras para otros, la retirada a tiempo era una victoria segura. El alba trajo pronto la luz y colorido de nuevo. Poco a poco,  con un goteo constante iban llegando vehículos y motos al pueblo, a las doce y media se colgó el cartel de lleno, con 90 vehículos. Colocados por años,  modelos y clubes, un gran reto lucir con selección el importante material histórico con el que contamos en las islas. Nadie se perdió los detalles, la exaltación del rastro que empieza a coger fuerzas y a entusiasmar a los visitantes hizo delicias para los extraños, que encontraban repuestos que llevan buscando años, eso ayudó a la convicción y la espera de la siguiente cita que ya augura llenazo histórico de carpas.

    Comprar recambios antiguos sin uso es posible: Cachivaches, catálogos, discos de vinilo, máquinas, miniaturas a escala motos, coches, pilotos, anticuayas, cuadros de motos, libros de automoción... El Ayuntamiento cedió veinte carpas alineadas paralelas a la plaza de Tifaritti y selló el compromiso del proyecto, con ese fantástico empuje diferencial.

    Los sonidos del Soul, Rockabilly y las Delicias del Rocking  que apuestan fuerte por complementar la fiesta, todo un honor sus ritmos, bailes y vestuarios.

    Y el lleno, pleno y soleado quemó los botellines fríos en las gargantas sedientas. Un chico motero "privao" hablaba agitado por el móvil con algún amigo... "Tío vente pa'rriba, pa Valsequillo, que aquí está el décimo Viejas Glorias,  y es una pasada de coches y motos..."

    El carro artesanal de helados antiguos de "cucurucho" se hizo el agosto y se llevó premio a la réplica de los antepasados. El decorado de pizarra a tiza de colores, ganó el premio a la creatividad. El Mini 850 ganó el Rallye y el honor de subir al podio con el coche. El coche de Harry Potter ganó el premio en fotografía de pose de modelos. El camión de bomberos al vehículo más solicitado para fotos.  La Honda 550 four de Gabriel a la belleza más perfecta.

    El mastodonte del Peter Bill americano, premio al monstruo sobre ruedas. A la moto carpintera premio a la Vespa de madera. El premio a la elegancia sobre ruedas a la familia de Raúl en el Mini rojo. El premio al aniversario y desamparo al 600 verde de la carretilla antigua de pozo. Premio al sonido más espectacular al Ac Cobra de 8 cilindros, que cuando aceleraba  formaba tumultos de curiosos.

    Se fue agotando la jornada, quemando las retinas y él Cuéntame se fue llenando de sonrisas agradecidas, simplemente maravilloso, esperando la siguiente edición.

    Gracias al Ayuntamiento de Valsequillo, por apoyar el proyecto sin condiciones, por creer que este municipio tiene cualidades y vecinos capaces de subir el listón a portadas nacionales e internacionales. Creer en el arduo trabajo del Moto club Las Palmas Roque Nublo y darle herramientas para desarrollar este proyecto. Ha sido el mejor regalo y el aval más  perfecto para seguir ilusionando a los magos de las ruedas.