• Reportajes
    16 / 11 / 2017
    Nos vemos en Valsequillo.

    25º viejas glorias

    Nos vemos en Valsequillo.

    Las expectativas creadas entorno al veinticinco aniversario, trajeron de cabeza al motoclub Las Palmas Roque Nublo, anfitrión y cumpleañero. Estos chicos necesitan un monumento a su constancia.

    Desde la presentación el martes en el cabildo de Gran Canaria, comenzó el ritmo y trasiego de subir el material y preparar las exposiciones y charlas. Iván Monagas nos regaló una maravillosa puesta en escena de su corto "Hear me out" , enamorado de su trabajo nos congratulamos con una idea de proyecto documental del Viejas Glorias Canarias, en un  futuro ilusionante.

    Borja Naranjo, joven sabio de proyectos con objetivos, nos educó en la relación con moto y medio ambiente. Todo un recital documentado y coherente del buen uso de estas pasiones.

    Y llegó la noche inaugural, y los sonidos de "Velvet" nos enamoró en un pasaje de los años 30 para dilucidar como poner de acuerdo a las damas y sus diferentes corrientes culturales de época, e irse de "Viejas Glorias" para ser sorprendidas por un fotógrafo que quizo dejar constancia, en un maravilloso cartel de aniversario. Fugaz y genial metió en el papel a mucho público que empezaba a entender este VG especial para Chicas motorizadas.

    Entre tensiones organizativas y pasiones motorizadas se llenó el parque de encantamiento y las opciones extras que diversificó el escaparate. La pasión desmodrómica de  Ducati fué algo inusual, su primera vez en 25 años que arriban al Viejas Glorias, un monógrafico de envergadura que dejó boquiabiertos a los sibaritas de la sagrada marca con una selección de Carlos del Toro.

    Los colección de motos de carreras clásicas todo un lujo, ver a la Kawasaki Yosimura 900 impoluta, y la selección especial de carreras donde destacaban todas y resaltaba la Garelli y la Impala  Sport por novedosas y artesanales. Todo un acontecimiento de la que sólo se libro el Bultaco Siroco, que quiso lucir palmito en los jardines del Señor Gourie. Todas de clasificación "top ten" ,  pocas veces reunido tan buen material para el gozo.

    En la casa del Turismo la excelencia de La Bimota y la CBR 1100 R y calle arriba, en un viejo edificio con aroma a Drago y cantería, se refugia el génesis del Motoclub organizador, ellos dan una pincelada a su brutal historia y lo hacen selecciónando pequeños y grande momentos. Una excelente exposición fotográfica con material de carreras de época. Genial pensar todo lo que han cultivado en estos veinticinco años. Un grande del motociclismo español, sin duda.

    El parque rebozaba vitalidad, era un desfile de variedades, rastro vintage, jugueteria, repuestos, artesanía,  coleccionismo. Un montón de amigos complementando la imagen y el otro aliciente de la fiesta. Poco a poco los pasillos se iban colapsando de curiosos, que buscaban con la mirada, cual niño sorprendido delante de una enciclopedia, devorar imágenes y detalles de todo. Y es que había para muchos y para todos, clásicas, antiguas, novedades, presentaciones, curiosidades.

    Un señor llegó el viernes, buscando la carrera de cintas en motos y revindicando mostrar su historia, "yo fui un ganador nato con mi vespa en las carreras de cinta de la época..." decía.

    "¡Mire los periódicos para que vea!". Tenía tantos deseos de compartir su historia, que le invitamos  al fin de semana para que encuentre a las nuevas tribus de tal menester.

    El sábado amaneció despejado, un día espléndido como los de "la radio al sol". Y el Rallye prometía muchedumbre y buena sintonía. Así hasta 72 inscritos tomaron la salida para el disfrute. Moteras, Clásicos y modernos, cada uno se descubrieron en un escenario diferente.

    Y es que la bella ciudad de Arucas se quedó de Piedra Motorizada al ritmo de romerías de visita. Los artesanos de la Plata llegaron cargados de ilusión y sitiaron el casco histórico, los jardines y los accesos de entrada. Era una invasión pacífica, llena de suculentas historias de motos de antaño y de intrépidas amazonas motorizadas.

    El trial y el enduro en el Área deportiva de Barreto, puso la nota de color Racing con la presencia del campeón actual de España de Enduro, Miguel de La Rosa. Todo un recital de conducción, recibió el reconocimiento de Valsebike y Viejas Glorias por su trayectoria.

    Los concursos de Bike Show y Biker Show de la Mano de a radical Custom y 20 pulgadas Gran Canaria hicieron las delicias del cada vez más animado despliegue. Nivelazo y futuro prometedor.

    El tropel de ritmo de actividad enlazaba una con otra y todas hacían correr el reloj hacia la caída de la tarde. El homenaje a los moteros caidos fue congregando a cientos de amigos, para darle honor a nuestros compañeros que se fueron. El guion esta vez, dio paso a las Mosqueteras, que portaban en desfile la corona de laureles. En el escenario, la moto de Ángel Nieto y de Mario, el compañero vespero que nos dejaba hace unos días.

    Todo honor y toda gloria para ellos. Mientras cientos de vengalas alumbraban, cual luciérnagas concentradas la noche de Arucas. Nuestras emociones a flor de piel dejaban en el silencio un lamento y el eterno recuerdo.

    Y llego el día grande y la explosión de  color y sonido invadió la ciudad de las flores antes, ahora de las motos. Miles de motoristas deseando disfrutar el último día grande del Viejas Glorias. El desfile del Honor lo conectaba "Las Joyas". Le seguían en escoltada espera, las "Mosqueteras". La Marcha 70 Canarias hizo gala y honor con los setenteros de Arinaga y remataba la faena los Moteros de Gran Canaria. Disparos de confetis en la recepción y aplausos del jubiloso público, que no entendían tantos grupos de motos en el desfile.

    El protocolo oficial de reconocimiento, acercó a Milagrosa Monzón y su trayectoria. Su hija Mila y las chicas Mosqueteras le brindaron  cariño y aplausos, la nombraron Madrina de honor de su Motoclub. Los "pioneros del Roque Nublo" Juan Quintana y Marce recogieron los valores de los 25 años de lealtad junto a la empresa Valsebike. El testigo del próximo evento lo recogió el  Ayuntamiento de Valsequillo que se lleva para su pueblo  tales honores.

    Con un vibrante concierto de "Overbooking" se puso la guinda al gran pastel VG. Y para rematar la faena el Body Paint de Leonor Martel con su arte creativo corporal que encendió pasiones bajo un sol radiante y alargó el mediodía estirando las cálidas miradas del deseo.

    Arucas cerró un ciclo de Viejas Glorias desde aquel nacimiento en 1993 en la Finca la Marquesa. El parque de las flores es un lugar con duende y encanto. Descubrir el evento alrededor de la Vieja Casona de Gourie. Atravesar pasillos antiguos y jardines centenarios es un lujo para el evento. Sin duda cuatro ediciones han convertido y marcado a fuego esta referencia clásica en ciudades. Veinticinco años no son dos días, han sido hermosos, lo hemos visto crecer, desarrollarse, llenarse de amigos, de motos, de sueños, de ilusiones...

    Ahora toca un giro de calidad, necesitamos que las instituciones nos echen una mano generosa. El evento está abierto, es potente y direccional, tiene corazón que palpita y desarrolla sueños. El salto hacia adelante, debe ser en la línea de las decadencias, que detrás de las cortinas son grandes. Ahora tenemos la riqueza potencial de la experiencia, el orgullo del sello de Canarias y la cultura enraizada de cultivar el patrimonio.

    Son muchas las felicitaciones al gran trabajo que hemos realizado, eso y los aplausos del silencio emocionante de muchas caras anónimas, que siguen descubriendo tanta bondad y tanta espontaneidad atrevida. Y es que el viejas Glorias tiene alma.

    El alma alegre y compartida del motociclismo de Canarias. Nuestro Gran Premio de la Cultura y el Deporte. La mano del abuelo cogida al niño que abre los ojos encantados, al descubrir que les une una pasión desconocida...las motos.

    Larga vida al espontáneo que nos robó el alma, hace veinticinco años..

    Nos vemos en Valsequillo.