• Reportajes
    29 / 05 / 2018
    La aventura soñada,Marruecos. (Parte 2)

    Aventura Marruecos 2018

    La aventura soñada,Marruecos. (Parte 2)

    Para hoy la organización nos tenía preparada una sorpresa en forma de ruta en tierra de 80km en un paraje auténticamente africano. Pero eso sería al final del día, primero haríamos varias paradas en lugares con mucho encanto.

    Amanecía el cuarto día de aventura en Marruecos y hoy era el día en que me llegaría mi equipaje. Por fin tendría disponible mi equipación motera, protecciones, botas, calcetines y calzoncillos que había tenido que lavar diariamente. Después del desayuno llegaba el taxi que traía los bolsos tanto de Alberto, Lidia, como el mio. Corriendo a la habitación con él y sacarlo todo para prepararme para la ruta....parecía el día de reyes.

    Para hoy la organización nos tenía preparada una sorpresa en forma de ruta en tierra de 80km en un paraje auténticamente africano. Pero eso sería al final del día, primero haríamos varias paradas en lugares con mucho encanto, como un Hotel en el que queríamos tomar un refrigerio y resulta que no había nadie, abierto pero no había nadie. Desde el mirador de la piscina se veía un cauce de rio en el que bebían una manada de cabras. Decidimos que era un buen sitio para hacernos unas fotos.

    Ya habíamos visto en las largas rectas en cualquier carretera de las que habíamos circulado, que nos encontrábamos que la carretera hacía badenes señalizados y que en épocas de lluvia eran pasos de agua sobre la carretera para la circulación del agua de lluvia en los enormes valles. También habíamos cruzado varios ríos pero que se encontraban con su cauce casi secos, en este sin embargo si corría algo de agua.

    Después de la comida en Tata llegaría el momento que tanto Chano como yo mismo estábamos esperando. Era una ruta en tierra de 80 km. entre Akka e Icht donde pasaríamos la noche en un Hotel magnífico.

    Antes de entrar en la pista ajustábamos los parámetros de la moto para circular por tierra. Configuración en modo Off road, el control de tracción desconectados y el ABS solo en la rueda delantera. La cosa prometía diversión sobre nuestra motos, como así fue.

    La primera parte de la ruta transcurría por una zona clara de carretera abierta por vehículos 4x4 y algo más rota que la parte final, como nos había dicho Samir. En esta parte nos encontrábamos con mas piedras y zonas rotas pero con los kilómetros ya realizados sobre nuestras KTM eran pan comido.

    Mientras circulaba tras Samir, pensaba, ¡esto si es Marruecos en moto!....en algunos momentos aunque les parezca una tontería, me veía disputando una etapa del Dakar, la zona por donde discurría así me lo parecía. Había tramos en que circulábamos a mas de 80km/h y algo más, pero siempre con la atención fijada en mi caso en Samir, que me habría camino.

    Una de las cosas que nos decía Samir antes de meternos en la pista es que donde veamos a lo lejos vegetación, seguramente en ese punto habría algún cause de agua, que la pista podría estar rota o que esperáramos cualquier cosa. Cuanta razón tenía, ciertamente cuando encontrabas vegetación casi siempre había algún terreno irregular por lo que había que aflojar.

    Pude seguir a mi guía sin problema, si el le abría, yo le abría, y solo aflojaba cuando el viento me daba totalmente de cara y por lo tanto el polvo levantado por el me llegaba directamente. La primera parada la hacíamos en un zona totalmente despejada de vegetación en la que solo había algunas sabinas con algo de sombra, todo lo demás completamente llano y un sueño para pilotar sobre tierra.

    La siguiente parada fue tras 40 km de ruta, y todos ya llegábamos a este punto completamente sudados, con caras de felicidad y de asombro por lo que habíamos podido sentir kilómetros atrás. Si es verdad que ya empezaban a dolerme los antebrazos y las piernas, pero nada que no se soportase por lo bien que lo estaba pasando.

    Unas fotos de recuerdo y nos ponemos en marcha de nuevo, solo quedaba la mitad de la ruta, 40 km. A la mitad de estos 40 km empecé a conducir de otra manera y por la baja preparación física, y que muchos me habían dicho que era la mejor forma de pilotar, fluir con la moto.

    Desde este momento empecé a dejarme “Fluir” con la moto, cada bache, cada cambio de sentido, cada irregularidad de la pista, mi cuerpo se dejaba llevar en total armonía con mi moto, con lo que la exigencia física bajaba y así poder llegar al final de la etapa. Esta parte de la ruta la disfrute de otra manera, mas relajada podríamos decir, pero sin bajar la concentración ni la velocidad. Otra lección aprendida.

    Tras la llegada al Hotel donde pasaríamos noche, Hotel Biramane, a todos se nos notaba a la vez que cansados, sobre todo felices por lo que habíamos podido vivir sobre nuestras motos en 80 km de ruta. El amigo Chano y yo nos miramos y con una sonrisa enorme en nuestras caras, dijimos a la vez “esto si es Marruecos”.

    5º día.- Icht – Fort Bou Jerif – Sidi Ifni – Mirleft 360 km

    Comenzaba el 5º día e increíblemente las fuerzas seguían estando intactas, no se si por la adrenalina que cada día descargaba pero me encontraba a tope y con ganas de más, también es verdad que cada día conseguía dormir mejor.

    Ya en esta zona de Marruecos nos acercábamos a el mar, cosa que todo buen Canario echaba en falta. Cuantas veces mientras circulaba por cualquier zona me decía a mi mismo, después de esas montañas estará el mar, y así una y otra vez, pero el mar no aparecía. Hoy lo íbamos a ver y nunca pensé que lo añorara tanto.

    Ese momento llegó en Foum Assaka, la vista fue espectacular, llegar al borde de un pequeño acantilado y verlo fue maravilloso y tranquilizador, no se porqué pero me imagino que a cualquier isleño le pasará esto. Aunque ya la presencia del mar se notaba cercano hacia ya muchos kilómetros, no solo por la temperatura que se hacía ya mas fresquita si no por la humedad que se respiraba, la reconocía.

    El siguiente punto a visitar tras circular por una pista de tierra y alejado de cualquier punto habitado fue Fort Bou Jerif una antigua fortaleza de la Legión Francesa que se encuentra actualmente totalmente en ruinas. Sorprende que en medio de la nada se encuentre esta edificación o mas bien una pequeña ciudad ya que los metros cuadrados que ocupa son bastantes.

    Después de una pequeña parada para reponer líquidos y los selfies de turno continuamos la ruta ya siempre discurriendo cerca del mar. Llegamos a Sidi Ifni donde esperábamos comer en un restaurante de nombre “Gran Canaria”, que alegría cuando vimos el cartel, y que pronto se diluyó ya que al estar en pleno Ramadán se encontraban ya de limpieza y cerrado al público.

    No hay problema buscamos otro lugar para comer.....y lo encontramos en una playa llena de restaurantes para la época de verano principalmente, donde nos atendieron magníficamente; como no podía ser de otra manera, comimos una excelente ensalada y Tallin de pollo. No se si lo había dicho, pero el café donde lo sirven, está muy bueno.

    Como final del día, otro estupendo Hotel que nos tenía preparado la organización en Mirleft.

    6º día.- Mirleft – Tifnit -Agadir – Fin del Viaje.

    Llegaba el último día de ruta en moto y los 6 días se me habían pasado casi sin enterarme, quería más, pero este último día iba a ser el que mas exigencia física me exigiría. El circular por pistas de arena era el reto para este día.

    Me habían hablado mucho de como circular sobre ella ,pero las dudas de hacerlo con una Maxi Trail y sin tener experiencia para hacerlo con garantías, me tenía preocupado. Pero como en todo en la vida hay que tirar para delante y así lo iba a hacer.

    Llegado el momento y como está grabado nada más pisar la arena la moto me empezó a bailar y yo con ella.....no me caí pero me salí fuera de pista y me quede enterrado. Las pulsaciones subiendo y el sudor apareciendo irremediablemente. Vamos a intentarlo de nuevo.

    Samir me da las nociones básicas para salir en estos casos, sobre todo gas y gas. El cuerpo desplazado hacia atrás en el sillín y gas, agarrando fuerte el manillar. En la siguiente zona de arena....gas, pero la moto empieza a dar bandazos y yo sintiendo en el manillar que la rueda delantera va hacia donde quiere, más gas y escapar por los pelos.

    Que difícil!! pero seguimos intentando circular de manera sosegada a veces y algo más rápido otras. Aun así, un par de veces y después de dar varios bandazos, irremediablemente la moto al suelo y yo también, pero el caer sobre arena y no a mucha velocidad no produce ni daños a la moto ni a mi.

    Después de unos 10 kilómetros de lucha por pistas de arena, dábamos por finalizada esta experiencia que me comprometo a mejorar....tengo que ir a Fuerteventura a practicar para la próxima ocasión.

    Tras la llegada al hotel, el cansancio apareció de repente, no se si por el día de hoy o por el acumulado de todos los días en el que realizamos unos 1900 km en total, hoy llegué verdaderamente cansado.

    Llegamos para el almuerzo por lo que la tarde sería tranquila para descansar y poder visitar el soco y hacer alguna compra de recuerdo de este viaje.

    Hasta aquí mi experiencia, gracias a Valsebike y a Moto Touring Maroc, por la facilidades prestadas para poder vivir esta experiencia. En especial a Pedro Peñate, Samir Benjelloun, Aziz, Jounes y Jad que hicieron que todo fuera más fácil. Desde luego es un viaje que recomiendo 100%, yo me he quedado con ganas de mas y sobre todo de repetir. Espero que algún día lo pueda hacer, ya les contaré.....

    Solo me queda en próximos días hacerles un pequeño resumen de las curiosidades de este país, y que pude descubrir en este viaje. Unas curiosidades que seguro les van a sorprender. Hasta pronto.