Menú

Pruebas

Ducati Panigale V4 S

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La cita era el sábado 17 Marzo en el circuito de Maspalomas, estábamos invitados a conocer y probar la Nueva Ducati Panigale V4, coincidiendo con una rodada organizada por Ducati Canarias.

19/03/2018

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La semana se me hizo larga, casi interminable, para que llegara la mañana del sábado, y dieran las 9 de la mañana en el reloj. Ella estaba allí, bien tapadita para que la sorpresa fuera de golpe, en el stand montado por Ducati Canarias para su lanzamiento.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

Me sentía con algo de nervios, o quizás no nervios propiamente dichos, pero si impaciencia, curiosidad. Venga si y nervios también, y es que iba a probar un verdadero “bicho” de competición con 1103 cc y 214 CV para una relación potencia/peso de 1,1 CV/kg, su peso en orden de marcha es de 195 kg, y un precio que parte de los  23.420 €, por lo menos para estar algo acongojado, por no decir acojonado.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La presentación comenzaría con las palabras de Carlos Riaza, Brand Manager de Ducati Canarias y Jorge Gómez como Jefe de Ventas y piloto Ducati, que pusieron a los presentes en precedentes de lo que estábamos a punto de conocer, ya que la gama de este modelo va a tener tres opciones de preparación: La Panigale V4 a secas, la V4 S y la V4 Speciale (edición limitada y numerada con decoración especial).

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La Panigale V4 S, que es la que teníamos el gusto de conocer, viene equipada con suspensiones Öhlins con la novedad del sistema Smart EC 2.0 que aporta un nuevo interfaz de ajuste, y componentes de primera calidad como las llantas de aluminio forjado Marchesini y batería de ion-lithio, plataforma inercial de Bosch de seis ejes, paquete electrónico de última generación con algunas características nunca vistas hasta ahora.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La V4 introduce controles inusuales, con la intervención en la deriva durante la frenada, ABS con asistente en curva sólo en la rueda delantera gracias a una configuración especialmente diseñada para una conducción en circuito y como el Quickshift Up & Down  que como veremos más adelante es súper preciso y rápido.

Pero la principal novedad de este modelo y sobre todo siendo de Ducati, es su nuevo motor tetra cilíndrico en configuración V4 a 90º con distribución desmodrómica. El nuevo motor entrega una potencia de 214 Cv a 13.000 rpm. Que pueden llegar a los 226 CV con la monta de un escape Akrapovic específico para este modelo.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

El motor Desmosedici Stradale que es indudablemente idóneo para la pista, también se ha diseñado para responder a las necesidades del piloto habitualmente en carretera. Por ejemplo, para maximizar el par de rango medio, esencial para una experiencia satisfactoria en la carretera, y asegurar un potente par motor y potencia a bajas revoluciones, el motor tiene un desplazamiento ligeramente mayor que su homólogo de MotoGP (1103 cm³, para ser precisos). La potencia de salida de la configuración del motor compatible con Euro 4 supera los 155 kW (210 hp) a 13,000 rpm, mientras que el par máximo supera los 120 Nm (12,2 Kgm) de 8,750 a 12,250 rpm.

No hace falta decir que el nuevo motor está diseñado en torno al sistema Desmodromic, una característica clave que ayuda a que los prototipos Ducati sean los más rápidos en MotoGP. En este motor de altas revoluciones, el sistema "Desmo" logra un grado de sofisticación, ligereza y compacidad nunca antes visto en un Ducati.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

Llegó la hora de probarla

Jorge Gómez fue el primero en salir a pista para calentar neumáticos, frenos y dejarla preparada con la temperatura ideal. Jorge no era la primera vez que la montaba ya que ha sido él, el que le ha realizado el rodaje a la unidad de pruebas. No sé por qué pero no quería ser el primero, después de él,  y menos sin haberme calentado yo antes, por lo que me decidí a salir a pista con la nueva Multistrada 1260 y desentumecer un poco.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

Bueno vamos a ello, me equipo y al toro. Me subo a ella y a pesar de no estar acostumbrados a montar motos R, la posición no es incomoda ni forzada, insertamos primera y a pista. Nada más arrancar lo primero que sorprende son unos bajos inusuales y una suavidad que sorprende, que ya habían comentado los anteriores pilotos que la habían probado.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

No damos una vuelta al circuito para ir conociéndola, sus reacciones, sus frenos, su motor y empezamos a coger confianza porque la V4 es fácil de llevar. Se deja querer. Poco a poco vamos cogiendo confianza y empezamos a estirar las marchas por encima de las 5000 rpm que es donde nos habían dicho que el motor muestra toda su garra, y vaya que la tiene.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

La primera estirada hasta las 11.000 rpm lo hacemos en la recta de meta del circuito y enlazamos marchas hasta meter la cuarta casi llegando al final de la misma. El cambio entre la tercera y cuarta a estas revoluciones, hacía que la rueda delantera hiciera indicios, y algo más de querer levantarse. Poco antes de llegar a la izquierda justo delante de las gradas empezamos a reducir y frenar, vaya con los frenos de los que disponemos (2 x 330 mm discos semiflotantes, pinzas radiales Brembo Monobloc Stylema® (M4.30) 4 pistones con Bosch Cornering ABS EVO), una auténtica pasada. Sin duda los mejores frenos que hemos probado en una moto actual, muy progresivos y potentes cuando se les exige.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

No pude mirar la velocidad a la que llegábamos al final de recta de meta y en la recta de atrás (circuito corto), pero era mucha y sin llegar a usar la 5º, nos imaginamos en la recta de la pista de aterrizaje (circuito largo) la velocidad punta que se puede alcanzar, estamos hablando de palabras mayores.  En relación a su antecesora la 1299, sus reacciones sobre todo hablando de su motor, son menos bruscas, todo es ahora más progresivo y la entrega de potencia no es tan brusca pero sigue siendo brutal en cuanto a sensaciones de potencia y entrega de la misma.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

Como decía al principio, lo mío no es la conducción Racing, entiéndase rozando rodilla (todo se andará) por lo que a la hora de su paso por curva no pudimos exprimir todo el potencial de una moto de estas características. No me cabe duda, eso sí, que estamos ante una auténtica “tabla” que permite auténticas burradas en cuanto a tumbadas y salida de curvas con derrapaje incluido, (como pudimos ver a otros pilotos probadores). Todas las ayudas electrónicas junto a su chasis (Aleación de aluminio "Front Frame") y suspensiones le permiten un paso por curva increíblemente rápido y seguro. El cambio Quickshift Up & Down  una verdadera delicia de usar, resultando súper preciso y ya no nos imaginamos cualquier moto  y menos una R sin este sistema ya incluido.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

En definitiva pasamos la prueba de probar un “bicho” como este con ganas de seguir más y más rodando con ella, ya que resulta muy fácil de pilotar dada las prestaciones de las que disponemos en el puño derecho. Unas sensaciones que difícilmente se pueden sentir en la calle. Una moto como esta, está pensada para disfrutarla en circuito, por lo que el acierto de Ducati Canarias en hacer su presentación en el Circuito de Maspalomas y además de poder probarla en pista es de agradecer.

Nos presentaron a la V4, y la montamos

No solo por el hecho en sí de acordarse de nosotros, sino por la confianza depositada en MD7 después de 2 años de intenso trabajo en el apartado de motos, nos sentimos agradecidos y correspondidos por parte de Ducati Canarias, cosa que a otras marcas en Canarias les cuesta. ¡¡Pero aquí seguimos!!

En este sitio web usamos cookies propias y de terceros para mejorar tu experiencia. Si continúas navegando, entendemos que aceptas nuestra política de cookies.cerrar